¿Quién está al mando?

Entiendo y acepto el comportamiento de los medios de comunicación que van en busca de la opinión contrastante, de la versión no oficial, y que por cierto la encuentran con facilidad.

| 28 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 780 Lecturas
780

A diario lo comprobamos en las entrevistas a quienes estuvieron, y ya no están, a cargo de, por ejemplo, el combate a la subversión. Ex – generales, ex – ministros, ex – presidentes, ex - de todo, alegres y prontamente dispuestos a la entrevista, con la lengua ligerísima para decirnos lo que se está haciendo mal, lo que debiera hacerse según ellos (y que por cierto cuando tuvieron la oportunidad de hacerlo no lo hicieron).

Estas apariciones no es que piense que estén mal ya que es bueno conocer la opinión contrastante. Lo que está mal, y muy mal por cierto, es la significativa ausencia en los medios de los que ahora tienen la responsabilidad, de los que están a cargo.

En el manejo de una crisis si quienes están a cargo no hablan, alguien necesariamente tiene que llenar ese vacío de información. Así funciona la comunicación. Serán los noticiarios o será el runrún, las voladas, el sin confirmar, pero algo se dirá y eso que se diga irá formando y alimentando la llamada opinión pública.

En el manejo del combate a la subversión o al narcoterrorismo o al desmadre en el Vraem, lo que ahora sabemos es que no sabemos y entonces cada uno de nosotros procesa sin analizar la variopinta información que puntual aunque desordenadamente divulgan los medios de comunicación.

Digo que no estamos en capacidad de analizar ya que, y de esto estoy absolutamente seguro, la gran mayoría de nosotros no conoce ni el nombre del que está a cargo ni sabe de la institución encargada de las acciones contra estos maleantes, menos aun las acciones y estrategias que se llevan adelante.

Tampoco por cierto manejamos información numérica ¿cuántos son ellos, los malos? ¿cuántos somos nosotros, los buenos? Solo sabemos que todo está haciéndose mal, muy mal, y que debiera hacerse de tal o cual manera, ya que esos son los comentarios de los ex que visitan a diario, y especialmente los fines de semana, los medios y que los convierte así en los protagonistas de la información.

No sé como es que se está manejando el conflicto, si muy bien o muy mal, lo que sí sé es que desde el punto de vista de la comunicación se está manejando pésimo, mejor dicho no se está manejando.

La opinión contraria ha ganado la mano y es la protagónica, o la única, y esta es la razón de nuestra desazón, de esta sensación de desamparo, de que el piso se nos mueve nuevamente y que el recuerdo, para quienes todavía nos acordamos de tiempos idos, se nos viene de golpe a la mente y entonces no nos deja ser ni estar.

Quienes están a cargo del tema que comentamos deben de recuperar el protagonismo y, a partir de una estrategia, divulgar mensajes a todo nivel y con elevada frecuencia y no solo los fines de semana o cuando han sufrido algunas bajas o cuando han capturado a algunos de esos zamarros.

Quisiera muy pronto poder escuchar y reconocer a los voceros de los que están a cargo y olvidarme de los nombres y de los rostros de todos los ex, que si es que quieren publicitarse pues que entonces vayan a los programas de concurso.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Jaime Lértora

¡Habla Jaime!

Columnista

0.830899953842