¿Quién atrasó a Melcochita?

Dos palabras brillan en los mails de mis coleguitas sensacionalistas: “Se busca”. No es para menos, el tipo que dejó como un imbéeeecil a Melcochita es solicitadísimo, y si el N.N.

Por Diario La Primera | 15 jul 2010 |    

se empapa de inteligencia a lo Susy Díaz puede saltar a la palestra, ganar algún dinerito presentando eventos, nada más y nada menos como el macho men que puso en negritas el nombre de Pablo Villanueva como un reverendo calentón que pasó a mejor vida a la firme a cambio de una mentirosa. Aplico el túnel del tiempo. Este Malapalabrero no siempre fue un periodista de espectáculos, alguna vez metió labia a los manes de las notas policiales, donde además se hace milimétricas pesquisas de los crímenes pasionales más perfectos. A ellos acudo para aclarar el affaire Monse-chita; esos capos de tanto leer casos ya sacan perfiles, sólo cambian los nombres, pues las conductas se repiten. Además, según la Seño María -la que escucha al fotógrafo Gary con la lengua afuera-, Pablo Villanueva ha quedado menos que un tico tico luego que la prueba de ADN dio negativo, y ahora se le ha ocurrido mantener su apellido en el nombre de la bebé para bañarse de un hálito humano, y así borrar lo que hizo a la finadita Mery Espinoza (esposa). Lo peor de todo, señitos, es que los niños siempre pagan por los platos rotos de los padres, ahora se llama Constanza, más tarde hasta podrían ser nuestros futuros nietos. Miles de chicos sufren las malas decisiones de los padres, sus mentiras, su desidia por afrontar temas, algunas veces mantenidos en la clandestinidad conllevan tarde o temprano fatales desenlaces: esta vez el escándalo tumbó la puerta de la familia piurana Seminario. Melcochita ya no está enamorado de Monserrat, hasta podría cantar la canción Me liberé, interpretada por Oscar de León. Pero ahora sabe que en esta vida todo se paga, que el infierno y el cielo se concentran bajo las luces de la ciudad. El popular cómico quedó cornudo a nivel nacional. Así tratan las canallas, las bandidas, y claro, según el firme machismo de los filósofos de la calle, esos émulos de Kant, Nietzsche, Heidegger, y Tongo, me atrevo a decir que ni ella misma sabe quién es el padre. Apago el Full HD. (Gané la apuesta ¿Ya ves que es facilito escribir como el Búho?).

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe