¿Qué se puede celebrar el 1 de Mayo?

La dictadura fujimorista impuso una legislación laboral destinada a precarizar las condiciones de trabajo y entregar como ganancia a los empresarios, los derechos laborales no pagados a los trabajadores y trabajadoras. Son miles de millones de nuevos soles arrebatados a las familias peruanas para compensar la ineficiencia del sector empresarial y del Estado, incapaces de dinamizar el mercado nacional y elevar la calidad de vida de la población.

| 20 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.4k Lecturas
1484

Estas normas continúan vigentes, inclusive han sido profundizadas por los gobiernos sucesivos, como los regímenes laborales especiales que regulan a las mypes, agroindustria, textiles, CAS, tercerización, services, contratas, etc. Mientras tanto, los empresarios han recibido y mantienen diversas facilidades financieras y tributarias para preservar sus privilegios económicos, además, de favorecerse con la corrupción y el desinterés de los gobernantes de exigirles que cumplan con el país.

A nueve meses de inicio del actual régimen el panorama laboral es desolador. La mayoría de empresarios nacionales o extranjeros, siguen despidiendo a trabajadores y trabajadoras por demandar el respeto a sus derechos humanos y laborales, como salarios dignos, sindicalización, seguridad social, seguridad y salud en el trabajo, utilidades, etc. Si bien al comienzo del gobierno se dieron señales de atender las exigencias laborales postergadas, hoy vienen siendo dejadas de lado.

Esto pudo apreciarse en la reunión con diversos sindicatos del sector público y privado que se efectuó esta semana en la CGTP. Las denuncias de hostilización y abusos se han incrementado en los últimos meses, principalmente, contra los más jóvenes, quienes vienen resistiendo una brutal hostilización y la pérdida de sus puestos de trabajo por el “delito” de sindicalizarse y exigir que la ley se cumpla. La mayoría de empresarios y funcionarios públicos siguen gozando de impunidad para vulnerar las leyes y convenios laborales.

Por este motivo, solicitamos al presidente Ollanta Humala la solución de la agenda laboral que implica el incremento del Salario Mínimo Vital en su segundo tramo, aprobación del Reglamento de la Ley de Seguridad y Salud en el Trabajo, Derogatoria de los Regímenes Especiales que eliminan derechos laborales, entre otras exigencias. También requerimos de una verdadera política que promueva la redistribución de la riqueza que se exprese en mayores beneficios a los trabajadores y trabajadoras, teniendo en cuenta que el capital por si solo no se reproduce.

En ese sentido, a pocos días del 1º de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores (as), las expectativas de conmemorarla dentro de un proceso de reivindicación, como se pensaba después de las elecciones presidenciales, han sido reemplazadas por la necesidad de reiniciar nuestra lucha para exigir justicia social.

Por esta razón, la CGTP convoca a todas sus bases a participar del acto político, sindical y cultural que se realizará en la Plaza 2 de Mayo desde las 10:30 a.m. Esta actividad que contará con la participación de personalidades y organizaciones políticas, populares y sindicales tendrá como finalidad expresar nuestras propuestas para lograr que se concreten los cambios por el que votaron millones de trabajadores y trabajadoras.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista