Punto de quiebre

Estamos ad-portas a un nuevo amanecer, aunque los resultados no se podrán evidenciar de inmediato, este asunto, como siempre se los dije, va para rato, aun si empezamos mañana, pero lo que sí tengo claro es que debemos empezar y YA.

| 18 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 755 Lecturas
755

Ojalá que así sea, lo necesitamos como ciudad, el punto de quiebre, en lo referente al futuro de nuestro transporte urbano masivo de pasajeros para la Gran Lima. Obviamente que será una de las grandes pruebas de fuego, la que tendrá esta administración municipal liderada por Susana Villarán. Desde ya les digo que por el solo hecho de encarar con mucha audacia y decisión este MAGNO problema la diferencia y la distancia de las otras administraciones municipales que cobardemente huyeron de este problema, no lo enfrentaron frontalmente, como es necesario. Esta ACTITUD positiva para mejorar el servicio al ciudadano más necesitado, aquellos que no tienen movilidad propia y necesitan transportarse en forma segura y digna para cumplir con sus labores cotidianas, debería ser reconocido por todos, hay demasiada mezquindad en este sentido contra Villarán y su gente. Tambores de guerra suenan, anuncian paro, denuncian preferencias, etc, etc, pero quiénes son éstos que lloran hoy lo que no pudieron en décadas entregar a su sostenedor, los que le pararon la olla, un mejor servicio, estos señores son los que no entienden que hay que cambiar para mejor, que no debemos mantener este absurdo y anquilosado sistema tan peligroso y poco digno para los limeños. Pero debo también puntualizar que no basta con ordenanzas, planteamientos en la maqueta de reordenamiento de rutas, cambio en el modelo de negocio, conformación de conglomerados empresariales con garantía y solidez financiera con conductas empresariales correctas, renovación del parque vehicular etc. Hace falta trabajar con los que se encargarán en el día a día de EVIDENCIAR este enorme esfuerzo de transformación. Otra vez seré especialmente terco en decirles que el factor humano es dirimente en el éxito o en el fracaso de este emprendimiento, se debe empezar a trabajar con ellos directamente a través de talleres de sensibilización para que no ofrezcan resistencia al gran cambio. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle