¿Puede servir de precedente el fallo Nicaragua-Colombia para el diferendo de Perú con Chile?

Por el Tratado Esguerra-Barcena Nicaragua y Colombia delimitaron sus fronteras en el año de 1928. En este convenio se especificaba básicamente que Colombia tendría soberanía sobre los archipiélagos de San Andrés, San Buenaventura y Providencia. También sobre las islas, islotes y los cayos. Nicaragua ejercería soberanía sobre la costa de Los Mosquitos y en las islas de Mangle Grande y Mangle Chico.

| 02 diciembre 2012 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.5k Lecturas
¿Puede servir de precedente el fallo Nicaragua Colombia para el diferendo de Perú con Chile?

Más datos

¿Por qué el Presidente de Colombia ha dicho que no acatará el fallo? En verdad se trata de un gesto político. Creo que tarde o temprano el país del vallenato terminará por ser respetuoso del Derecho Internacional. Lo que no se sabe es cuánto tiempo le durará la pataleta.
1514

El Tratado no se pronunció sobre la soberanía de los cayos de Rocador, Quitasueño y Serrana porque estaban en litigio entre Colombia y Estados Unidos. Cuando en el año 30 Nicaragua y Colombia canjearon las respectivas actas de ratificación, las partes resolvieron un pedido de aclaración formulado por Nicaragua. ¿Cuál era?: que los archipiélagos en mención terminaban en el meridiano 18 y no podían extenderse hacia el oeste, ya que invadirían el mar de Nicaragua.

Pero es desde este instante cuando la Corte empieza a construir un fallo que a todas luces no tiene precedentes en el derecho internacional. Veamos por qué.

Cuando en el año 2001 los jueces de La Haya deciden admitir el reclamo de Nicaragua, lo hacen aduciendo que el Tratado Esguerra-Barcena no había delimitado las fronteras marítimas en el meridiano 18. Que tampoco quedaba claro cuáles eran las consecuencias de excluir para Nicaragua los territorios de Roncador, Quitasueño y Serrana. En otras palabras la Corte anunciaba que su fallo implicaría una labor de interpretación.

Pero esa labor interpretativa ha cambiado el mapa del Caribe porque al concederle a Nicaragua aguas marinas más allá del meridiano 18 la Corte ha modificado un tratado que se supone era intangible. Quitasueño y Serrana ya no son de Colombia sino de Nicaragua.

Pero hay más. Los jueces de La Haya han pasado por alto otro tratado: el de los límites marítimos entre Honduras y Colombia. Como dice Rafael Nieto Navia, el más connotado internacionalista de Colombia, “trasladó las zonas marítimas que dividían a Colombia y Honduras por el paralelo 15, con lo cual se operó una sucesión de Estados, es decir, donde aparecía Honduras quedó Nicaragua (…) con lo cual el límite del paralelo 15 se esfumó”.

Además, por virtud de la sentencia ahora Panamá también tiene fronteras con Nicaragua. Y por último, Costa Rica ya no tiene diferencias de fronteras con Colombia sino con Nicaragua, país con el que ahora tendrá que negociar.

¿Por qué el Presidente de Colombia ha dicho que no acatará el fallo? En verdad se trata de un gesto político. Creo que tarde o temprano el país del vallenato terminará por ser respetuoso del Derecho Internacional. Lo que no se sabe es cuánto tiempo le durará la pataleta.

Lo que sí es una realidad es la renuncia de Colombia a la competencia de la Corte, con lo cual ha perdido la oportunidad de apelar el fallo en el plazo de 10 años. Lo ha hecho para no tener que seguir cediendo o discutiendo territorio frente a los nuevos litigios que vendrán, en la medida que las fronteras han cambiado. Parece que esta vez La Haya no ha solucionado un problema sino que ha añadido otros.

¿Se parece en algo el diferendo Colombia-Nicaragua con el que tiene Perú con Chile? Es obvio que no. No solo por lo que hemos dicho, sino porque en el caso de los países caribeños hay costas enfrentadas y la soberanía es hasta cierto punto relativa.

Nicaragua tiene derechos económicos para la explotación de recursos pero el mar sigue siendo abierto, con libertad de navegación, tanto para naves de pesca como militares. En el caso del Perú con Chile no se trata de costas enfrentadas sino contiguas y la disputa es por una soberanía absoluta y exclusiva. De ahí que no es válido tomar como precedente para nuestro caso el último fallo de La Haya.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Carlos Mesía

Opinión

Expresidente del Tribunal Constitucional