Proyectos energéticos en el norte y su viabilidad

El Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional – COES, en su estudio “Diagnóstico de las Condiciones Operativas del Sistema Eléctrico de Interconexión Nacional 2015-2024”, señala que sólo la demanda de proyectos minero-industriales en el norte del país crecerá de 4274 GWh, hasta 9040 GWh al año 2024.

| 19 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1171

Para satisfacer tal demanda, el Ministerio de Energía y Minas promueve la construcción de grandes centrales hidroeléctricas en el norte, en la cuenca del Marañón, y la interconexión Perú-Ecuador por considerarla conveniente, debido a la complementariedad hidrológica entre ambos países, pues la época de lluvias en Ecuador coincide con el estiaje en Perú y viceversa; así un país obtendría energía del otro en la temporada de escasez.

El COES estima que la interconexión con Ecuador permitirá inicialmente la importación de energía, y en el mediano plazo la exportación de energía a Ecuador cuando operen grandes centrales hidroeléctricas en el norte como CH Cumba4 y CH Chadín2.

Ello justificaría el desarrollo de proyectos de centrales hidroeléctricas en el Marañón para asegurar en el mediano plazo la oferta de generación eléctrica ante la creciente demanda interna del norte del país y la interconexión con Ecuador.

La decisión estratégica de promover varios proyectos hidroeléctricos en una sola cuenca debe contemplar no solo el potencial de generación eléctrica sino también la variable ambiental y social para asegurar su sostenibilidad. Se deben realizar no solo estudios hidrológicos, sino también estudios que ponderen los impactos acumulativos y sinérgicos que se ocasionarán, a fin de asegurar la conservación de la cuenca. Promover la gestión ambiental integrada de la cuenca será un reto que la Autoridad Nacional del Agua deberá promover en coordinación con el Ministerio de Energía y Minas.

Lograr un sistema de buena gobernanza energética para el Perú requiere del gobierno ser capaz de diseñar, convocar y facilitar un proceso de diálogo transparente y representativo con la participación multisectorial e intergubernamental de los actores claves, que asegure la inclusión y la sostenibilidad junto al componente técnico-económico, sólo así se logrará una politica energética concertada.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | |


...

Pierina Egúsquiza Cerrón

AMAZONÍA Y BUEN GOBIERNO

Derecho, Ambiente y Recursos Naturales – DAR