Protesta por el fútbol

Hay voces que prefieren que el fútbol no intervenga en los Juegos Olímpicos. Y es que para la mayoría de países hoy ya no le dan importancia. Salvo los sudamericanos, el resto ni caso le hacen. Serbia en Atenas 2004 tenía incluso problemas para completar su lista.

Por Diario La Primera | 22 ago 2008 |    

Y para Pekín 2008, los países africanos que antes le daban más importancia a los Juegos, ni siquiera se preocuparon por reforzarse con los tres mayores de 23 años.

Yo me resisto a pensar que el fútbol debe morir. Me acuerdo de dos Juegos Olímpicos brillantes. El de Seúl 88, cuando los jugadores podían ser de cualquier edad sólo que hayan participado en mundiales. Y el de Atlanta 96, ya con el reglamento actual.

En el primer caso, hubo partidos para el recuerdo como la goleada de Zambia a Italia 4-0. Argentina se clasificó en el minuto final ante Corea del Sur, pero en los cuartos se topó con Brasil de Romario y Bebeto y quedó eliminado con gol de Giovanni.

En aquel torneo jugaron Suker, Klismman, Taffarel, Kalusha Bwalya, Jonas Thern, Carnevale, Evani, Virdis, Ferrara, Stojkovic, Yekini y el mejor de todos, el ruso Mikhailichenko quien en la final contra Brasil se lució como un fuera de serie.

Unión Soviética ganó el torneo, aunque Alemania y Brasil jugaron también a gran nivel.

Mientras que el Atlanta 96 fue el mejor torneo de todos. Con Brasil y Argentina como favoritos, pero Nigeria, Ghana, España, Portugal, Francia incluso Estados Unidos tenían a sus mejores jugadores.

Pensar que si juegan todos sin tope de edad va a “matar” a los mundiales es una estupidez. Por el contrario, el público saldría ganando, viendo cada dos años un torneo de alto nivel como sucede en el vóley y baloncesto.

Ojalá que se den cuenta que el fútbol tiene que ser el deporte estrella en los Juegos Olímpicos y no la comparsa que es ahora.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com