Primero de mayo, día de los trabajadores

A casi dos años de iniciado el actual gobierno, la dinámica laboral sigue siendo conducida y regulada por una estructura legal impuesta por el fujimorismo, que impide a los millones de trabajadores y trabajadoras acceder al acceso pleno de sus derechos. El incremento de los despidos y el impedimento de la sindicalización en empresas privadas y el propio Estado son la demostración que los compromisos presidenciales no han sido cumplidos.

Por Diario La Primera | 26 abr 2013 |    

La pretensión del Congreso de aprobar una Ley denominada del “Servicio Civil” que afectará los derechos protegidos por los convenios de la OIT provocaría el despido de miles de trabajadores, debido a que se precarizará el empleo permitiendo el despido arbitrario y la tercerización laboral, además de desaparecer casi todos los derechos logrados por los estatales, mientras se mantiene una administración política y de funcionarios de confianza que no resuelven los problemas de los trabajadores y los servicios que brindan a los ciudadanos.

En el caso privado más de dos mil trabajadores sindicalizados han sido despedidos y diversos sindicatos desaparecidos, debido a la presión que ejercen los empresarios para impedir que sus empleados se beneficien del crecimiento económico y de las utilidades que generan estas empresas, como ocurre en Topy Top, Plaza Vea, Inkafarma, entre otros. A esto se suma, los miles de trabajadores que laboran con los derechos laborales recortados, como es el caso de los textiles, agroindustriales, mypes, trabajadoras del hogar, etc.

Por estas y otras razones hay muy poco que celebrar este Primero de Mayo pero sí mucho por reflexionar y decidir. En ese marco conmemorativo tenemos la responsabilidad de usar los recursos políticos, legales y de movilización para lograr la reivindicación laboral congelada desde la caída de la dictadura y matizada con ligeros cambios de forma pero que mantiene el fondo precarizador y expoliador, que se demuestra principalmente con la alta informalidad, salarios de hambre y trabajos sin derechos.

En ese sentido, nuestro plan de lucha contempla exigir la aprobación de la Ley General de Trabajo; promulgación del nuevo reglamento de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo; modificación de la Ley de Tercerización; eliminación de la disposición establecida en la Ley de Presupuesto que impide la negociación colectiva en el sector público; eliminación de los regímenes especiales; rechazo al proyecto de Ley del Servicio Civil; implementación de la ley de seguridad y salud en el trabajo y ratificación del convenio 189 sobre trabajadores del hogar.

Por este motivo, la CGTP convoca a sus bases y a la ciudadanía a movilizarse el uno de mayo en respaldo a estas exigencias, destinadas a solucionar los problemas de las familias trabajadoras. La concentración será en la Plaza 2 de Mayo a las 10 a.m. y concluirá en la Av. 28 de Julio frente a los bustos del ex secretario general, Pedro Huilca y del amauta José Carlos Mariátegui, donde se realizará un mitin.

    Mario Huamán Rivera

    Mario Huamán Rivera

    Opinión

    Columnista