Primero de mayo, día de los trabajadores

A casi dos años de iniciado el actual gobierno, la dinámica laboral sigue siendo conducida y regulada por una estructura legal impuesta por el fujimorismo, que impide a los millones de trabajadores y trabajadoras acceder al acceso pleno de sus derechos. El incremento de los despidos y el impedimento de la sindicalización en empresas privadas y el propio Estado son la demostración que los compromisos presidenciales no han sido cumplidos.

| 26 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 950 Lecturas
950

La pretensión del Congreso de aprobar una Ley denominada del “Servicio Civil” que afectará los derechos protegidos por los convenios de la OIT provocaría el despido de miles de trabajadores, debido a que se precarizará el empleo permitiendo el despido arbitrario y la tercerización laboral, además de desaparecer casi todos los derechos logrados por los estatales, mientras se mantiene una administración política y de funcionarios de confianza que no resuelven los problemas de los trabajadores y los servicios que brindan a los ciudadanos.

En el caso privado más de dos mil trabajadores sindicalizados han sido despedidos y diversos sindicatos desaparecidos, debido a la presión que ejercen los empresarios para impedir que sus empleados se beneficien del crecimiento económico y de las utilidades que generan estas empresas, como ocurre en Topy Top, Plaza Vea, Inkafarma, entre otros. A esto se suma, los miles de trabajadores que laboran con los derechos laborales recortados, como es el caso de los textiles, agroindustriales, mypes, trabajadoras del hogar, etc.

Por estas y otras razones hay muy poco que celebrar este Primero de Mayo pero sí mucho por reflexionar y decidir. En ese marco conmemorativo tenemos la responsabilidad de usar los recursos políticos, legales y de movilización para lograr la reivindicación laboral congelada desde la caída de la dictadura y matizada con ligeros cambios de forma pero que mantiene el fondo precarizador y expoliador, que se demuestra principalmente con la alta informalidad, salarios de hambre y trabajos sin derechos.

En ese sentido, nuestro plan de lucha contempla exigir la aprobación de la Ley General de Trabajo; promulgación del nuevo reglamento de la Ley de Relaciones Colectivas de Trabajo; modificación de la Ley de Tercerización; eliminación de la disposición establecida en la Ley de Presupuesto que impide la negociación colectiva en el sector público; eliminación de los regímenes especiales; rechazo al proyecto de Ley del Servicio Civil; implementación de la ley de seguridad y salud en el trabajo y ratificación del convenio 189 sobre trabajadores del hogar.

Por este motivo, la CGTP convoca a sus bases y a la ciudadanía a movilizarse el uno de mayo en respaldo a estas exigencias, destinadas a solucionar los problemas de las familias trabajadoras. La concentración será en la Plaza 2 de Mayo a las 10 a.m. y concluirá en la Av. 28 de Julio frente a los bustos del ex secretario general, Pedro Huilca y del amauta José Carlos Mariátegui, donde se realizará un mitin.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | |


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista