Porque no

Víctor es de esos tipos que creen que el matrimonio es un trámite inútil y, así, las insinuaciones de su enamorada siempre se estrellaban contra el muro de su indiferencia. Edith insistió hasta que se le agotó la paciencia y decidió terminar con él pese a los diez años de amores. El pretexto fue un mensaje cariñoso al celular de Víctor enviado por una amiga suya de la juventud.

| 28 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 692 Lecturas
692

Edith, entonces, lo botó de la casa, cuyo costo del alquiler lo paga ella. Lo largó como a un can, pese a que aún sentía amor por él. Víctor, totalmente sorprendido por la actitud de Edith, volvió a la casa de sus padres y decidió emprender viaje en bicicleta hasta Tacna como para olvidarla. Pero a medida que avanzaba en su hazaña de llegar a Tacna, el amor por ella lo retenía. Apenas llegó a Ica. Tuvo que dar media vuelta.

En Lima, hizo todo lo que estaba a su alcance para que ella lo perdonara. Le dejó como 50 mensajes de amor y ruego en su celular y en el buzón del Facebook; habló con las amigas de ambos, con los padres de ambos; y nada. En la medida que ella lo rechazaba, Víctor sentía que jamás volvería a amar a otra mujer en su vida y que su amor por Edith era más grande que todo. Después de tanta insistencia, dejó pasar el tiempo. Edith nunca lo llamó y de pronto se le ocurrió a él una escena digna de una novela mexicana.

Construyó dos carteles con sus propias manos. En un cartel escribió con letras enormes “Te amo” y en el otro “Edith” y se paró en la puerta del instituto donde ella enseña desde las seis de la tarde con un cartel en cada mano. Soportó el insulto de pasajeros de combis y algunos aplausos de mujeres cursis. Ella salió a las once de la noche con lágrimas en los ojos y corrió a abrazarlo. Víctor también lloró y aprovechó el instante para pedir que se casara con él y Edith dijo que no. Él le preguntó por qué. Ella simplemente volvió a decir “porque no”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com

0.722242116928