¿Planeación nacional tardía?

El próximo año se cumplen 50 años de la planeación nacional en el Perú. En 1962 se fundó el Instituto Nacional de Planificación (INP). La planeación nacional tiene una historia con más sinsabores que elementos agradables. Hay también muchos mitos. Entre 1992 y 2008 eliminaron al INP. Ahora esta función corresponde al Centro Nacional de Planeamiento Estratégico (CEPLAN). Sin embargo, hay muchas enseñanzas rescatables a través del tiempo.

| 04 noviembre 2011 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.8k Lecturas
1876

Argentina, Brasil y México con la ruptura del patrón exportador por la crisis de los años treinta y la Segunda Guerra Mundial elaboraron planes para presentar sus estrategias de sustitución de importaciones. El marco institucional correspondiente se creó recién en los años cincuentas y sesentas. En el Perú, el INP nació como resultado de la influencia internacional de la Alianza para el Progreso luego de una reunión de la OEA en agosto de 1961. Nuestra estrategia sustitutiva de finales de los años cincuentas no tuvo vinculación alguna con estos planteamientos.

Siempre la planeación, o antes planificación, llego tarde en el Perú. El primer plan correspondió al gobierno de Belaunde, con el periodo 1967-1970. El plan no fue útil, ya que se terminó en las postrimerías del gobierno y su aprobación fue bloqueada en el Congreso de la República. El segundo fue el de 1971-1975, durante la primera parte del gobierno militar. Las acciones iniciadas en 1968 antecedieron al plan. Quizás si se hubiera planeado el resultado habría sido mejor. Obviamente todo el segundo quinquenio de esa década se orientó a desarmar lo realizado. Durante el segundo gobierno de Belaunde fue relegada y circunscrita a los temas de descentralización. Nuevamente con el primer gobierno de García se emitió el Plan 1986-1990. Sin embargo, fue posterior a los hechos, olvidada a partir de julio de 1987 y por la grave crisis generada.

La planeación fue ignorada por casi 15 años. Para los neoliberales era inútil y las prioridades las dictaba absolutamente el mercado. CEPLAN renació débil en 2008. El plan al 2021 vio la luz dos meses antes del cambio de gobierno, a finales de junio del 2011. Muchos países toman en serio la planeación nacional. Solo dos ejemplos sobre la mesa, Japón y Corea del Sur. Los planes fueron resultado de la concertación nacional y desde el nivel más alto. Sirvieron para que ambos países se reconstruyeran y crecieran aceleradamente luego de sus respectivas guerras. Se concibieron y concretaron los avances para el desarrollo de la industria de bienes de consumo, luego de bienes intermedios, de capital y posteriormente de alto contenido tecnológico. Un país sin planeación no tiene rumbo.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: |


...

Germán Alarco Tosoni

Opinión

Profesor Universidad del Pacífico