Pisa su pelota

La espléndida goleada de la selección peruana de fútbol por cuatro a uno a la de Venezuela nos mejoró ayer los ánimos un tanto golpeados por los atentados en Noruega que dejan dolor y angustia en casi cien familias.

| 24 julio 2011 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1095

Un triunfo es un triunfo y hay que alegrarse; pero, ojo, que esta victoria no nos haga perder de vista otras cosas. La condena a toda forma de terrorismo es loable y está bien, porque el terrorismo solo conduce a los seres humanos a los abismos oscuros de la muerte y pone en el tapete el lado más negro de la vida.

Hay que prestar atención al gabinete que acompañará al presidente Ollanta Humala en su arranque para conducir el destino del país. Preocupa que la designación de Miguel Castilla como titular de Economía y la ratificación de Julio Velarde como el hombre fuerte del Banco Central de Reserva sólo alegre a los que les dieron con palo al hombre que debe cumplir con su promesa de emprender el cambio y la gran transformación.

Preocupa porque hasta el presidente Alan García y su compinche Jorge del Castillo hacen fiesta por la suerte de Castilla y Velarde.

El desconcierto, sin embargo, campea en ciertos electores que se han ido subiendo al coche de Ollanta Humala cuando se dieron cuenta de que tenía posibilidades de ganar, y las dudas y el desgano aumenta.

Sin embargo, los electores de Ollanta Humala, esos que no se taparon la nariz para votar por él en la primera y segunda vuelta, esos que la sudaron desde los duros años del 2005 y del 2006, esos que seguían gritando “amor por el Perú” en el 2011, esos confían y confiarán en el hombre que dio el primer paso firme en Locumba para empezar esta historia.

El reto de Ollanta Humala es enorme y él lo sabe. Sabe que el camino es escarpado y lleno de vidrios rotos. Sabe que tiene que cumplir sus promesas de cambio. Claudicar no está en sus planes. Quiere tanto al Perú como para contentarse en hacer un gobierno tan desalmado y corrupto como el que está concluyendo. Está pisando su pelota y mirando la cancha para ver cómo hace el gol. Su primer Mensaje a la Nación es clave. Confiamos en que hará un gol de media cancha. Punto y aparte.

Sigo creyendo que García, ese que quiere engañarnos con eso de que si no lo criticamos él no volverá a la política, será el principal opositor de Ollanta Humala. La razón es sencilla. García miente al decir que no quiere volver a ponerse su banda ancha. Él será capaz de las peores bajezas para volver. Ya lo veremos.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Paco Moreno (Editor)

Enfoque

pmoreno@diariolaprimeraperu.com