Pinchando dedos

En un importante diario el 26/07/08 un aviso denunciaba que la R.S. 023-2008-EM había impuesto servidumbre de paso en terrenos de propiedad privada, como si fueran del Estado. Dichos terrenos tienen, en suelo y subsuelo, compromiso con un proyecto minero serio. Fueron declarados como propiedad estatal en la solicitud de servidumbre, para un proyecto vinculado a la exportación del gas de Camisea.

Por Diario La Primera | 05 ago 2008 |    

Resulta inverosímil que el Estado no sepa qué terrenos le pertenecen, pues la imposición de servidumbre conlleva una rigurosa verificación del expediente. Previo a la R.S. 023-2008-EM, los propietarios del terreno y el proyecto minero aportaron sus pruebas al MEM, para evitarle el error. Otorgar el subsuelo para la minería y el suelo para transportar hidrocarburos, cae dentro del mismo Ministerio, con la misma firma final.

Al pasar instalaciones de transporte energético por terrenos privados, existe experiencia de excesivas exigencias de recompensas. También, casos inversos. Tradicional y sensatamente, el MEM deja que la solución sea por acuerdo de partes. Una interpretación –injustificable– sería que tratándose de su proyecto estrella, hayan optado por la vista gorda y el hecho consumado. Aún así, cuesta creerlo, ante las evidencias.

Analicemos vía errores sistemáticos. Error, implica concepto o acción equivocada. Errar, humano es. Los errores son tan antiguos como la humanidad. Ocurren sin rumbo fijo, sin orientación. Son sistemáticos cuando ocurren con rumbo marcado; antes que provenir del error anterior, lo complementan. ¿Qué indica un enfoque probabilístico? Pues, que la probabilidad del error sistemático es el producto de las probabilidades de los errores individuales.

En una acción rutinaria no se puede esperar una alta probabilidad de error. Así, por ejemplo, una costurera experimentada no puede pincharse el dedo cada 20 puntadas, lo que equivale a una probabilidad de errar de 5%. No sería experta. Pero, en el extremo, para análisis benigno, admitamos 1 en 20, aunque debiera ser 1 en 1000.

En un proceso de confección de una prenda, ¿qué probabilidad de ocurrencia cabe de que 5 costureras experimentadas se pinchen –todas ellas– el dedo? Sería 3 en 10 millones. Como corolario, la probabilidad de que no se trate sólo de errores individuales sería 99.99997%. En Física, una conducta extraña en el ordenamiento de partículas es evidencia de la presencia de un campo externo de fuerzas.

El error sistemático que condujo a la R.S. 023-2008-EM, se asemeja mucho a lo antes ocurrido para modificar el literal “a” del artículo 4º de la Ley 27133, que permitió cambiar los contratos de Camisea. La buena estrella del proyecto estrella son los errores sistemáticos que lo acompañan, favoreciendo sus intereses. Una estrella que al Perú le va a resultar bien cara. Quienes reciben el efecto de la R.S. 023-2008-EM, ahora pueden entender mejor al proceso Camisea.

Referencia
Pinchando dedos

    Carlos Herrera Descalzi

    Carlos Herrera Descalzi

    Opinión

    Columnista