Petróleo y cambio climático

Ecuador impulsa una nueva iniciativa para combatir el cambio climático y conservar los bosques que implica dejar el petróleo bajo tierra. Ahora se espera que otros países contribuyan a financiarla y compartir los costos de prescindir de los ingresos petroleros.

Por Diario La Primera | 26 set 2010 |    

El presidente Rafael Correa anunció en las Naciones Unidas que Ecuador había decidido mantener indefinidamente bajo tierra el petróleo crudo descubierto en el bloque ITT (Ishpingo-Tambococha-Tiputini), ubicado en el Parque Nacional Yasuní, una de las reservas biológicas más importantes y diversas del mundo.

Esto evitaría emisiones de dióxido de carbono del orden de unos 407 millones de toneladas. Esto podría evaluarse en 8.070 millones de dólares, según los precios actuales del dióxido de carbono comercializado en el mercado de carbono europeo. El gobierno ecuatoriano le pidió a Carlos Larrea Maldonado, PhD de la Universidad de York (Canadá) y profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar, que desarrollara la Iniciativa Yasuní-ITT.

En Quito, el profesor Larrea Maldonado me explicó en qué consiste. Ecuador propone que la comunidad internacional contribuya a un fideicomiso administrado por el PNUD con 3.600 millones de dólares como mínimo, aproximadamente la mitad de lo que el Estado ecuatoriano hubiera recibido por la extracción de petróleo. Con esto se financiarán proyectos de energía renovable para superar la dependencia de los combustibles fósiles, que son la causa del cambio climático. El PNUD ya creó el fideicomiso. Ahora Ecuador espera que la Iniciativa Yasuní-ITT se constituya en un proyecto piloto reconocido por la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático como ejemplo de emisiones evitadas y propone que se instale un mecanismo para financiar a los países en desarrollo que dejen indefinidamente bajo tierra las reservas de combustibles fósiles ubicadas en zonas ambiental o culturalmente frágiles.

Según el criterio elaborado por el profesor Larrea Maldonado y su equipo, además de Ecuador cumplirían con esas condiciones Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Perú, Venezuela, Filipinas, India, Indonesia, Malasia, Papua Nueva Guinea, Madagascar y República Democrática del Congo.

Será interesante ver hasta dónde llega este mensaje de Ecuador y si otros países adoptan iniciativas similares para conservar bosques, dejar petróleo o carbón bajo tierra y combatir el cambio climático, en las cuales los países involucrados y la comunidad internacional compartan costos y beneficios.

    Martin Khor

    Martin Khor

    Opinión

    Colaborador