Periodismo Cívico o Periodismo al paso

Lo llaman de diversas formas, “Cívico”, “Ciudadano” pero en definitiva no es otra cosa que la captación oportuna por medio de una foto o un video de un suceso llamativo o impactante; y esto debido a que cada vez más se hacen populares y fáciles de usar una serie de artilugios que nacieron para grabar temas familiares y que hoy han devenido en aliados del periodismo.

| 24 setiembre 2011 12:09 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.9k Lecturas
1986

Los historiadores norteamericanos admiten que la ayuda ciudadana al periodismo es antigua (recuérdese la filmación del asesinato de John F. Kennedy en 1963, por ejemplo) pero prefieren fijar el nacimiento del “citizen journalism” en la noche de marzo de 1991 en que el taxista Rodney King fue apaleado de manera brutal por cuatro policías de Los Angeles.

La historia es simple: despertado por el ruido de las sirenas, George Holliday se asomó a la ventana y contempló el dramático espectáculo de la masacre del taxista. Había comprado hacía pocos días una Sony Handycam y grabó la escena por 9 ó 10 minutos. Al día siguiente la llevó a una estación de TV y la vendió en 500 dólares.

Por estos días quizá Holliday, comentan, habría colocado su video en Youtube pero hace veinte años la solución para difundir algo así era la televisión comercial.

¿Y por qué comienzan las estaciones de TV, en particular, a admitir cada vez más estos videos de aficionados, primero chistosos (“bloopers”) y luego también dramáticos o de denuncia?

La televisión criolla no está ajena a la práctica. Todas las estaciones reciben con beneplácito esos videos y hasta los premian para incentivar a que todos busquemos nuestros 10 minutos de Periodista…

Hace poco se publicó un estudio sobre contenidos de los programas noticiosos de la televisión y el resultado fue que la mayoría de las noticias eran crónicas de asaltos, asesinatos, sepelios, violaciones, capturas y denuncias de todo tipo, arrinconando a las novedades internacionales o de utilidad local inmediata para el televidente ciudadano y consumidor. Una televisión que exhibe tanta violencia, agradece el aporte del periodismo ciudadano que denuncia las violaciones de la ley de manera fresca y directa.

George Holliday, que se hizo conocido por un tiempo para luego desaparecer, fue un ejemplo del ciudadano que ante una injusticia desenvaina su cámara, graba la escena y la envía como denuncia. Bien por Holliday. Pero aquello no lo convirtió ni remotamente en periodista sino en un buen colaborador de la justicia que grabó una escena que resultó siendo no sólo una noticia sino el punto de partida para otra historia… ya más larga de contar.

Pero no está mal ser periodista al paso pues la mayor parte de las veces resultan aliados eficaces del verdadero periodismo.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | |


...

Juan Gargurevich

Opinión

Columnista