Pepitas de útero

Terminaremos más blogueando que leyendo en soporte de papel? ¿La irreverencia, las voces incómodas, los datos urticantes se asilarán en los blogs, dado que los periódicos están siendo, por lo general, brazos armados de variados intereses económicos y, por lo tanto, han hecho de algunos silencios su mejor negocio?

Por Diario La Primera | 23 ago 2008 |    

Pregunto nomás porque ocurrió que ayer, blogueando en el ginecológico y/o edípico blog “El útero de Marita”, me entero de que un humorista a quien quiero, y con quien he discutido varias veces sobre su alanismo impertérrito, figura en la planilla del Pnud (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) como contratado a tiempo completo para el proyecto “Desarrollo y Estrategia Política Comunicacional del Poder Ejecutivo”. Triste primicia para quien esto escribe. (En esa misma planilla figura Giovanna Peñaflor, pero en su caso, por lo menos, se ha abstenido de hacer encuestas en estos últimos tiempos. El asunto mayor es que más del 90 por ciento del presupuesto del Pnud –a pesar de lo cosmopolita de la sigla- proviene del Estado).

Y sigo blogueando y en “Reportaje al Perú” me cuentan las últimas movidas de CPN Radio, la radio que los mineros hermanos Baertl compraron por 3,500,000 dólares. Allí me entero de que el inaudible Enrique Castillo, que tiene una consultora de imagen, solía entrevistar, con especial ahínco, a algunos de sus contratantes. ¡O sea que hablaba con sus facturas!

Y allí también me entero de que el congresista de Unidad Nacional Martín Pérez Monteverde no sólo ha sido el gestor de los cambios en CPN –algunos positivos, otros inexplicables- sino que oficia como delegado del directorio, con amplios poderes. Pérez Monteverde asesoró a Lourdes Flores en la campaña electoral y es hombre del clan de Dionisio Romero, que fue el sostén económico de esa inútil cruzada pepecista, la misma que hoy encarna, sin ninguna vergüenza y con creces, el doctor Alan García.

Hay también por allí una hermanita de los hermanitos Baertl muy unida a la señora Pilar Nores de García y a la ONG que las convoca.

Y vuelvo al “Utero...” –frase que estremecerá a la doctora Kaplansky- para saquear otro dato: la jefa de prensa de la campaña de Martín Pérez Monteverde fue la resbaladiza señorita “Canela”, temible agente del recontraespionaje de una cierta y baja policía.

Así que continúo y en pleno zapping por la red me encuentro con los datos de “Pepitas” sobre el patrimonio personal del doctor Alan García, según su declaración jurada anual del 2008. Esa fortuna reconocida asciende a 1’780,062.38 soles, que se divide así:

a) Bienes: 523,964.94 soles

b) Otros: 1’256,079.44 soles

En ese vasto rubro “Otros” –nos recuerda “Pepitaspuntocom”- está incluida la venta de la famosa casa de verano de Los Pulpos, propiedad que García negó tener cuando declaró ante la Comisión Herrera que investigaba su desbalance patrimonial.

Pero en ninguno de los ítems expuestos –observa el autor del blog- está el piso que el doctor García posee en París, en la Rue de la Faisanderie, y que figura como propiedad de una sociedad denominada Fides. Los accionistas de Fides, claro está, son el doctor García y la señora Pilar Nores de García. Esa propiedad estaría valorizada en un millón y medio de dólares (unos 4’410,000 soles al cambio de ayer).

“Pepitas” –blog nostálgico, como se ve- recuerda que en 1985, poco antes de empezar su primer gobierno, García declaró como únicos bienes “mi casa de Chacarilla y un reloj”. Al poco tiempo, sin explicación alguna, se compró una casa playera. El reloj empezaba a ser de arena.

Pero volviendo al tema de esta columna. ¿Terminaremos encontrando el gozo de la audacia informativa sólo en Internet? ¿Qué epidemia de castración voluntaria, incompetencia involuntaria, tibieza delivery y aburrimiento unánime está carcomiendo a la prensa de los kioscos? Pregunto nomás.


    César Hildebrandt

    César Hildebrandt

    Opinión

    Columnista