Paso al diálogo

Solo la cerrazón de quienes pretenden imponer sus puntos de vista y piensan solo en sus intereses menudos puede oponerse al diálogo que amplios sectores del país reclaman como salida al conflicto en torno al proyecto Conga, y que el gobierno se ha declarado dispuesto a abrir, habiendo dado una demostración de esa voluntad al recibir el Presidente de la República nada menos que a 65 alcaldes cajamarquinos, aunque para tratar sobre obras para sus pueblos y todavía no sobre el espinoso conflicto.

| 30 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 809 Lecturas
809

Son positivas también las propuestas de facilitación del diálogo, a lo que se han manifestado dispuestos esta semana los obispos católicos del país, a través del Presidente de la Conferencia Episcopal, que virtualmente delegó en un conocido sacerdote el papel de mediación que parece hacer tanta falta.

En cuanto al jefe de Estado, el día de su cumpleaños dijo que llamará a dialogar a todos los dirigentes de Cajamarca y es de esperar que las conversaciones se concreten, para construir en el diálogo el consenso que hará viable el proyecto Conga, bajo las condiciones y exigencias que, recogiendo el sentir ciudadano y sobre todo el de la región Cajamarca, ha planteado el mandatario a la empresa minera a cargo del proyecto.

El gobierno ya ha dicho que descarta llevar adelante Conga con fuerzas policiales y militares al lado y su apuesta apunta a convencer a esa región de que ahora sí debe confiar en el Estado porque habrá una nueva relación con la minería, en la que primero está el agua y la salud de los peruanos y en la que las empresas del rubro tendrán que actuar con respeto al medio ambiente y a la población; en la que deben quedar atrás los tiempos en que la minería hacía y deshacía a su antojo.

También es necesario, por cierto, que las empresas y en particular la que está a cargo de Conga, se comprometan más con esos objetivos y abandonen las declaraciones ambiguas que parecen poner en duda su aceptación de las exigencias sociales y ambientales requeridas para llevar adelante el proyecto.

Como bien lo ha dicho el jefe de Estado, deben actuar con más humildad y menos soberbia. Nosotros añadimos que solo así podrán ganar la credibilidad que perdieron por una conducta inadecuada que mantuvieron durante décadas y que está en el origen del lamentable conflicto que vive Cajamarca.

Pero también es necesario que los dirigentes cajamarquinos que han optado por el maximalismo y los discursos incendiarios e intransigentes abandonen estas posiciones que parecen motivadas por apetitos menudos, eventualmente de tipo electoral; y, con humildad y dejando de lado intereses personales, opten por el camino del entendimiento, para llegar a consensos entre peruanos que dejen atrás enfrentamientos y enconos.

Loading...



...