Pasando paraderos

Siempre voy con una caja musical llamada Perú. Esta vez, la canción “Ojalá que te mueras” me hacía trizas. Y ni el choclo con queso me salvó. Voy al cine.

Por Diario La Primera | 09 set 2008 |    

Me arrastré de risa con esa pastrulada llamada No te metas con Zohan (un israelí va a New York para volverse un gran estilista). O sea Baruch + Marco Antonio. Aunque este último sí paga sus impuestos. El chato Grados canta el ‘Kokoroco’ y Alejandro Toledo quiere hacernos creer que es el papá no reconocido de Pizango (lo computa Chantal), el representante de las etnias del Amazonas. Prácticamente se lanzó de candidato, con papel lustre de ‘apoyo’ a los selváticos. De chacchar coca pasó a la ayahuasca y ni hipo de escala para llegar al oportunismo. ¿Querrá hacer bonus para que un familiar de la Bardales lo cite en el Bruce´s food ‘Chala’? Esto es Malas Palabras, si se cansa de escuchar tanta cumbia en las combis, esta columna acabará con su agonía. Nicolás Lúcar entrevistó en ‘Día D’ a César Hildebrandt. Qué descaro intelectual. Utilizó las mismas preguntas que le hizo el colega Jorge Coaguila, publicadas en este diario. Y mal hechas, para colmo. En la performance, Lúcar parecía muñeco de ventrílocuo de un broadcaster pasado de vueltas. Seguro que éste también celebró el gol de Piero Alva. El congresista Reggiardo se lesionó la nariz en una piscina. Al parecer, es el único que se mete a un hueco de agua cuando hace tanto frío y más parece la típica excusa quinceañera para retocarse la nariz. Ayer yo iba fatal en una Custer. Me bajó la moral un vendedor de caramelos que subió para cantar el Himno Nacional. Su voz me ‘partía’: llena de gallos, en un testimonio de frustración real. Metió un gancho ‘depre’ y me noqueó. Me pasé varios paraderos y al final nunca di con el amor.


    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe