Paro de Caporales

El éxito o no éxito, en las condiciones actuales de un paro de los CAPORALES del transporte urbano limeño, siempre será un rotundo fracaso, como fue el mamarracho que realizaron el día lunes 02 que por cierto, molestaron en algo el normal desenvolvimiento de las actividades, pero como siempre a los más pobres de la ciudad que son los que más necesitan de este servicio público.

| 04 julio 2012 12:07 AM | Columnistas y Colaboradores | 588 Lecturas
588

Para empezar NO se les debe llamar EMPRESAS, porque realmente el 95% no lo son, las cosas como son, estas cáscaras de huevo, mejor conocidas como afiliadoras. ¿El por qué les denomino CAPORALES? porque en gran parte de estas afiliadoras, los verdaderos parásitos están escondidos tras estos personajes archiconocidos afelipillados que ejercen por años una función meramente política para mantener este status caótico que significa el transporte urbano limeño y qué tanto dinero, justamente representa a los que entre bambalinas mueven a sus títeres. Es la representación burda del poder fáctico que también está presente en esta actividad económica y que lucha denodadamente por mantener este estado, no les conviene de ninguna manera que cambien las condiciones, no les conviene que cambien las reglas de juego. Un mensaje a las entidades financieras y empresas proveedoras de unidades, defínanse de una vez por todas y jueguen un rol importante y sobre todo responsable y consecuente en esta transformación hacia la AUTÉNTICA formalización y no de boca para afuera, todos sabemos que estos CAPORALES pueden ser sujetos de crédito, movilizando garantías y ustedes a esto le llaman, por cierto cerrando un ojo, FORMALES, pero todos y ustedes más que nadie saben que esto no es FORMALIZACIÓN auténtica, la verdadera formalización pasa por un cambio en las CONDUCTAS al interior de la organización económica y laboral, más aún cuando de brindar un importantísimo servicio público se trata. El compromiso como proveedor de dinero y los otros como proveedores de tecnología, también están incluidos en la responsabilidad histórica con este GRAN CAMBIO que ha propuesto ejemplarmente Villarán. Así que a ponerse al orden y no jueguen a la doble cara ante la ciudadanía que en su gran mayoría es la que sufre este sin vivir que significa movilizarse diariamente por nuestra ciudad, recuerden, no basta con ómnibus nuevos para transformar esta actividad. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle

Deje un comentario

Loading...