Otra victoria de Aidesep

El gobierno aprista acaba de perder otra vez frente a Aidesep. Tuvo que retirar la solicitud de disolución de la Asociación Interétnica para el Desarrollo de la Selva Peruana, Aidesep, presentada a la Fiscal de la Nación por una procuradora del Ministerio de Justicia.

| 14 noviembre 2009 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 628 Lecturas
628

Como al señor García no le gusta la directiva de Alberto Pizango, le habría parecido posible buscar la desaparición de la organización indígena de la Amazonía. Sin un argumento a favor de esa propuesta totalitaria, y frente a la firme oposición de los pueblos indígenas, no le quedó otro camino que reconocer en los hechos su gravísimo error, aunque -como siempre- formalmente afirma que se trató sólo de un error en las fechas de presentación de la solicitud a la Fiscal de la Nación.

Las mesas de diálogo continuarán mientras 10 indígenas siguen encarcelados y 45 tienen órdenes de captura, Carlos Navas y Vladimiro Tapayuri, representantes indígenas en las mesas de diálogo 1 y 2 y Jesús Manasés, Coordinador general de la Comisión investigadora de los sucesos de Bagua, tienen que responder a procesos judiciales abiertos contra ellos. Hasta donde sé, no hay acusación oficial alguna sobre los jefes políticos y oficiales del Ejército y la Policía que el 4 de junio tomaron la decisión de reprimir y matar cuando los dirigentes indígenas les habían comunicado su acuerdo de volver a sus comunidades a las nueve de la mañana del día siguiente. Por el momento, su simple responsabilidad política les deja libres de polvo y paja y las responsabilidades llamadas “operativas” quedan en el aire por eso de la “obediencia debida”.

Mientras el gobierno persista en el gravísimo error de no entender que el territorio indígena no es una chacra que se vende y compra sino un espacio de vida, cultura, espiritualidad y profunda relación con los abuelos de todos los tiempos, no habrá solución a los problemas planteados por la rebelión amazónica. ¿Es tan difícil entender que los pueblos indígenas tienen derecho a vivir como quieren? ¿Cómo pueden las mesas de diálogo llegar a buen puerto si el gobierno es juez y parte y trata, por debajo, de enjuiciar y encarcelar a varios de los representantes indígenas presentes en esa mesa? De dos cosas una: diálogo franco, abierto y sin chantajes ni amenazas, o formalidad de un aparente diálogo, probablemente inútil.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Rodrigo Montoya Rojas

“Navegar Río Arriba”