Otra actitud, y eso vale

Actitud es aquella motivación social de las personas que predisponen su accionar hacia determinadas metas u objetivos. De eso carecía el equipo nacional. Frente a Venezuela lo encontró. Lo encontró y lo mostró. Para nosotros, positivo.

Por Diario La Primera | 09 set 2008 |    

No se obtenían éxitos y, fuera de los resultados, se reclamaba, se pedía, se exigía, de la Selección de fútbol, luchar hasta el final sin bajar los brazos. El equipo de Guillermo del Solar ingresó al campo obligado a algo mejor. A algo mucho más valorable de lo mostrado. Exhibía fracasos. La desconfianza era total. Al campo del Monumental, el seleccionado ingresó empujado a darlo todo.

El equipo nacional, en ese campo, respondió. No fue una belleza de fútbol. Al técnico esto no le importó. Desde el primer minuto el equipo salió en busca de encontrar algo de lo perdido, el cariño de la gente.

La actuación fue una respuesta de deseos con mucha rabia y preocupación interior. Venezuela en ningún momento fue exigente con el equipo nacional, mostrándonos dos recuperadores de balón que dejaron mucha esperanza como fueron Rainer Torres y Paolo de la Haza. No teníamos dos hombres en este trajín con alguna perspectiva. Esta vez si se vieron.

Muestra de lo intentado en este encuentro de la Selección es el caso de Piero Alva. No fue muy aprobada, por una gran mayoría, su presencia. No lo consideraban de valor. Su rabia la dejó atrás y, con un atrevimiento poco común, fue considerado el más efectivo, como que incluso hizo el gol pero, la entrega en su trajinar fue lo más recuperable. Su donación de energías se quedó en la retina.

Venezuela nunca hizo peligrar el triunfo de Perú. El equipo nacional fue más agresivo tácticamente. Se movió más. Venezuela rindió tributo a su “majestad” el pelotazo. Estuvo perdido pero, siempre hay un pero, pensando en lo que viene, el rival del miércoles es otro, aunque sobre él sus seguidores muestran también algunas dudas pese a su firmamento de estrellas.


    Miguel Humberto Aguirre

    Miguel Humberto Aguirre

    Comentario Deportivo

    Opinión