Operación Voyeur

El video de Dorita Orbegozo naked es un grito de guerra interna. La mujer “malcriada” de jugosas contraportadas sirvió de carroña para algún buitre del Ejército, perteneciente a la 1ra Brigada de Fuerzas Especiales.

Por Diario La Primera | 20 jul 2010 |    

En el mismo lugar yace la copia fiel de la embajada nipona tomada por el MRTA en el ‘96, y hasta la zona se prestó como locación hace poco para la serie Operación Rescate (Canal 5). Dorita ha sido vejada en su intimidad cuando en abril de 2008 tomó un reto del programa Lima Limón: ser una ranger en acción. En la escena sudó, se empolvó, y pidió baño para asearse y I got you, baby, dijo un loco. Dos años pasaron y el video distrae a la opinión pública; su limpieza cuartelera, su desvestida, su untada de jabón y agua con agachadita y cachetes y planetas duritos ya son patrimonio lúdico nacional. La chola power ha sido víctima de un piraña preso del voyeurismo más arrollador, fan de la nueva máxima marcial: “las ideas se exponen, las calatas también”, y la tribuna amante cholotubiana explotó. Analicemos la pos producción. Videito hecho en bruto. Es decir, lo dieron a conocer apuradamente, sin cortes. El que menos hubiese editado ese pedacito de pierna verde amarronada del registro lo que involucraría personal del recinto. Sólo por ese detalle suelto se duda que sea con el consentimiento del oficial anfitrión, si usamos el criterio de la inteligencia militar de grandes lides sin cabeza caliente –El oficial Ciro Alegría participó en la operación Chavín de Huántar, oh-. Por otro lado, van las secuelas. Si no es la primera vez que se puso la cámara, o sea si fue usanza habrían uniformadas desnudas, y hasta más civiles (visitas). Si lo pinto diferente, el lector tendrá su incredulidad latente: “vedette pide prestado baño privado de un héroe nacional” –cosa que no le hará ninguna gracia a la pareja de la Orbegozo-. Las declaraciones de palo de escoba de unas Cuculiza/Cabanillas voladoras se escapan del exacto pensar. Pasa por la honorabilidad y confianza en nuestras Fuerzas Armadas. Se puede hasta especular de videos de las que participaron en la producción de Operación Rescate. Claro, si una de ellas pidió el baño privado del militar para duchar la imaginación del mismo. O de sus mirones.

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe