Nunca pidió perdón

El 18 de octubre apareció el autorretrato sonriente del exdictador Alberto Fujimori con poncho andino y con un texto breve de “perdón” que en realidad fue una burla: “Perdón por lo que no llegué a hacer y por lo que no pude evitar”.

| 31 octubre 2012 12:10 AM | Columnistas y Colaboradores | 545 Lecturas
545

Sus seguidores de siempre dijeron que esa frase, que parecía escrita por Carlos Raffo, era ya una forma de decir que estaba arrepentido de lo que había hecho, que era un pedido de perdón.

Algunos dijeron que no era necesario que pidiera perdón, tal como lo piden los deudos de las víctimas de las masacres de Barrios Altos y La Cantuta, porque él ya había pedido perdón en el juicio. No es cierto.

Ahora bien, hay gente que indica que, al suscribir el pedido de indulto humanitario, Fujimori está aceptando su culpa en las masacres de Barrios Altos y La Cantuta y los secuestros de un empresario y un periodista.

Acepta su culpa, pero no pide perdón. La cuestión es que durante todos estos años, el exdictador no ha mostrado ni una pizca de arrepentimiento, es decir, nunca ha dicho con sinceridad que lo siente mucho por tanto derramamiento de sangre y que lo perdonen.

Lo que él quiere es salir de la cárcel para ayudar a que en el 2016 vuelvan al poder los mafiosos que en la dictadura se levantaron al país en peso. ¿Dónde están los tres mil millones de dólares? Está claro que quiere volver a la política, así como está claro que no merece el indulto, porque está recuperado de salud y su cárcel es un lugar de retiro, tranquilo y amplio, al que sus familiares y allegados tienen libre acceso.

No se arrepiente. Nunca lo hizo. Su nueva carta lo pinta de cuerpo entero: “Como ya es de público conocimiento, he recibido de la Comisión de Gracias Presidenciales el pedido de completar con mi firma el expediente del proceso de indulto humanitario presentado con todas las formalidades de ley por mis hijos. Desde el punto de vista estrictamente legal esto no es exigible, pero quiero despejar toda duda y malentendido sobre mi voluntad al respecto. Es por este motivo, que a través de mi abogado César Nakazaki, voy a adherirme a la solicitud presentada por mis hijos a través de un documento que con mi firma será presentado mañana (hoy) a la Comisión de Gracias Presidenciales”. No hay ninguna línea de arrepentimiento. No hay una intención de pedir perdón. Solo quiere salir, para volver a hacer de las suyas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com