Nueva estrategia nacional de seguridad y defensa (ENSYD)

El 13 de junio el gobierno de Chile introdujo un presupuesto militar cuatrienal que, según analistas internacionales, permitirá gastar en armas unos 600 millones de dólares anuales. Un presupuesto militarista porque privilegia el gasto militar sobre el social, a pesar de que Chile está entre los 15 países con mayor desigualdad social en el mundo. (Ver La Primera 25/6/ 2012 Chile Estado Espartano: Una nueva ley Armamentista).

Por Diario La Primera | 17 jul 2012 |    
CHILE, EL ESTADO ESPARTANO II:

Hace unos días, el no muy popular presidente Piñera y su mercurial y controvertido ministro de Defensa Allamand (posible candidato a la presidencia) presentaron en La Moneda una Estrategia Nacional de Seguridad y Defensa, denominada ENSYD, que tendrá una duración de 12 años y además se nutrirá de los enormes recursos del presupuesto militar cuatrienal.

La ENSYD distingue entre Seguridad y Defensa. Sobre esta última no es novedosa porque está basada en la ya conocida hipótesis paranoica: HV3MAXIMA (Hipótesis Vecinal Máxima de conflicto armado simultáneo con el Perú, Bolivia y Argentina). Que los militares le han vendido a la clase política chilena.

En cambio, sí es novedoso al introducir el nuevo concepto de “Seguridad Ampliada” que invade todas las políticas sectoriales de Chile y convierte a la ENSYD, tal como lo dice su texto, en una “Política de Políticas.” Esto quiere decir que todos los sectores como el industrial, energético, transporte, comunicaciones, defensa civil y otros más, serán vistos a través de un concepto de seguridad liderado por las Fuerzas Armadas.

Para ello la ENSYD crea un Comité Interministerial de Seguridad y también un Consejero Nacional de Seguridad que vigilará cómo los sectores cumplen las medidas de seguridad.

De esta maneea, Piñera y Allamand han convertido definitivamente a Chile en un Estado espartano, donde la seguridad será la política que guíe todas las demás políticas.

La ENSYD chilena no deja de ser peligrosa para los vecinos porque entre sus fundamentos se destacan que está dirigida internacionalmente a garantizar el libre flujo del comercio chileno, lograr la estabilidad política en las zonas de su interés nacional (inversiones), luchar contra el narcotráfico, el terrorismo (antes que llegue a su fronteras) y también contra la vulnerabilidad energética de Chile.

La ENSYD, tampoco deja de ser pintoresca. Presenta a Chile como un país en el umbral del desarrollo, estable y próspero. Algo exagerado porque su atraso científico-tecnológico es típicamente latinoamericano, sigue viviendo prácticamente del cobre y su índice Gini de desigualdad social es africano. A pesar de esto la ENSYD considera que la seguridad de Chile puede estar amenazada, inclusive por la piratería y la guerra cibernética. ¿Enviará Chile fragatas a las costas de Somalia? ¿Inventará un firewall cibernético, que ni los Estados Unidos tienen para proteger sus computadoras?

La reacción contra estas pretensiones militaristas de la ENSYD ha sido inmediata. La critica central expresada por el presidente del Senado, por diputados e inclusive por estrategas es que la ENSYD invade tareas del Ministerio del Interior, de sectores civiles y, sobre todo, atribuye a los militares funciones que no les otorga la Constitución.

La ENSYD se discutirá en el Senado, posiblemente será modificada, pero lo seguro es que Chile tendrá una estrategia de seguridad y defensa por 12 años con presupuestos estables que duran cuatro años y proporcionan cuantiosos recursos.

Nos toca así ser vecinos de un Estado espartano que tiene una visión militarista decimonónica de la vida nacional y de las relaciones vecinales. Ante esta realidad al Perú no le queda sino aplicar lo que el eminente estratega británico Eyre Crowe dijo frente a la carrera armamentista alemana, un razonamiento que es hasta hoy un modelo de análisis en los más prestigiados centros de estudios estratégicos del mundo:

“No podemos juzgar ni adivinar qué es lo que quiere Alemania con su carrera armamentista. El único elemento objetivo que tenemos frente a este hecho, es que sus armas amenazan al Imperio Británico, y debemos armarnos.

    Oswaldo de Rivero