Nuestro mar: vida y alimentación

Mientras el mar preserva nuestra existencia, brinda una fuente incomparable de alimentos, y representa un gran medio de transporte, además de significar una increíble reserva de agua mediante su desalinización; los grandes intereses económicos propician su contaminación sin control, depredan sus recursos en busca de maximizar rentabilidades, y hasta lo utilizan como un gigantesco basurero.

| 02 junio 2012 12:06 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.8k Lecturas
1812

Tan penosas realidades, resultan ignoradas o camufladas por autoridades, que persuadidas por la corruptela empresarial en diversos sectores productivos, mantienen a nuestro país relegado al tercer mundismo, con altos índices de desempleo, hambre y desnutrición, y cuyo crecimiento económico se deriva solo, del arrancamiento de riquezas pesqueras y mineras, sin ningún valor agregado. El mar retiene el calor proveniente de la radiación solar, regulando el clima terrestre, amortiguando el calentamiento global, atrapando y absorbiendo millones de toneladas de carbono, para posibilitar la existencia y desarrollo de la vida humana.

La reciente mortandad de delfines, lobos y aves marinas, no ha sido aclarada debidamente, y pareciera que las conclusiones de IMARPE (Instituto del Mar del Perú), demostrara ineptitud o complicidad con intereses particulares, al afirmar sobre la presencia de un raro virus, hecho desmentido por una prestigiosa entidad científica extranjera, y finalmente pretendiendo convencernos que se trata de muertes naturales.

Al mar se arrojan las aguas residuales de las cloacas, metales pesados y desechos industriales; productos químicos como los plaguicidas a base de arsénico o azufre; líquidos y sólidos de pescados descompuestos; además del empleo de dinamita para la pesca irracional, la perforación trepidante del suelo marino para la búsqueda de hidrocarburos, etc. Acciones que no pueden calificarse de inocuas, para la protección del mar y la vida marina. La presencia de volcanes submarinos, activados por la contaminación y como resultado de anteriores grandes pruebas nucleares, originan a menudo maremotos o sismos, y también son factores que están modificando la vida marina, y consecuentemente a la atmósfera, y condiciones de subsistencia de los seres vivos. No olvidemos que el cuerpo humano está constituido por un 70% de agua, y que los inicios de la vida devienen del mar.

Los avances tecnológicos y desarrollos industriales, vienen acrecentando la contaminación marítima y atmosférica, demostrando la aún clara imperfección del intelecto humano, y que nos califica como los gérmenes más dañinos del planeta.

La necesidad de reciclar los restos y desechos, paralelamente al crecimiento industrial, representaría un mantenimiento respetuoso de la calidad medio ambiental. La solución para la contaminación de nuestro mar, debe considerar la preservación de los humedales, reducir la deforestación, mejorar el tratamiento de las aguas residuales; pero principalmente deben cumplirse las leyes vigentes en defensa del medio ambiente, que hasta ahora son flagrantemente burladas sin sanción alguna.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Juan Rebaza Carpio

Mirando al mar

Deje un comentario

Loading...