Nos estaban engañando

Es una pena escribir sobre un deportista peruano para criticarlo. Pero mi responsabilidad es decir la verdad. Cuando el 28 de mayo del 2009 Jonathan Maicelo peleó con el mexicano Daniel Montoya, anticipé que su contrincante apenas tenía tres peleas realizadas como profesional.

| 08 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1.1k Lecturas
1176

Tras su triunfo ante el azteca por KOT en 8 asaltos, investigué los rivales que hasta ese momento había tenido Maicelo. Y me llevé la sorpresa que fueron púgiles muy malos. Por ejemplo en su segunda pelea, combatió con Luis Gutiérrez quien tenía en ese momento 7 peleas disputadas y las ¡7 perdidas! Incluidas cinco por la vía rápida. En su tercera peleó con Richard Núñez con un registro de tres combates y todos perdidos.

Este perfil de conseguirle boxeadores gregarios fue la política de sus manejadores. Por eso peleó con Víctor Salgado por el título Latino de la categoría. Un púgil que tenía 12 derrotas el 2010. Y que no peleaba desde el 2008.

Es decir un púgil de 31 años que estaba inactivo. A ese rival, le ganó Maicelo la corona Latino. Un engaño. Es cierto que Salgado venía de ganar un combate (el 2008) antes de pelear con Maicelo. Pero ante un hombre (Wilson Cotrina) que tenía 7 peleas como profesional y siete derrotas. Así cualquiera es retador.

Maicelo logró su propósito. Ser conocido en todo el país. Hizo comerciales y salió en shows mediáticos de la televisión. Sin duda que se distrajo. Los comentaristas de la televisión que transmiten sus peleas seguramente lo sabían, pero se tenían que hacer los “locos”.

Tampoco es cierto que el ruso Rustam Nugaev sea alguien brillante. No se crea porque mató al mexicano Martín Sánchez es un fuera de serie. Pues su rival tenía 13 victorias y 8 derrotas y se dedicaba a ser bombero. No estaba de lleno en el boxeo. Pensar en una revancha solo está en la mente de los que no conocen del tema.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com