No sobrevaloremos el triunfo

El viernes por la mañana, me entrevistaron en RTP, canal 7. Grande fue mi sorpresa ver a Francisco Bazán conduciendo el espacio deportivo. Como él mismo me dijo, lo suyo es más el espectáculo, pero intenta darle un toque diferente a ese bloque. En uno de sus comentarios, sostuvo que Hurtado estaba pasado por un momento excepcional.

| 25 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1059

Cuando intervine, le dije que de ninguna manera podíamos considerar como “excepcional” lo que producía Paolo en Portugal. Que nosotros los peruanos a veces sobrevalorábamos el juego de algunos de nuestros seleccionados.

- ¿Tú crees?, me preguntó.

El caso de Hurtado es parecido al de muchos otros peruanos que tienen un nivel aceptable, pero por los titulares de las portadas y el énfasis de algunos bloque deportivos de TV, la opinión pública termina creyendo que realmente es un “fantástico”.

Hurtado fue uno de los más bajos del elenco nacional en el partido ante Chile. Estaba confundido. Pues seguramente Markarián le dijo que no descuide la marca por su banda.

Esto generó que Paolo pocas veces en todo el partido acompañara a Pizarro y Farfán en misión de ataque.

Por ende, el volumen ofensivo de Perú en la primera parte solo fue de dos elementos. Muy poco para jugar de local. Por ello, Perú podía recuperar el balón, pero no resolvía. Ya que el volumen defensivo de Chile neutralizaba toda idea de ataque incaico. Eran 4 contra 2.

Hurtado no debió jugar, pues el sábado contrajo matrimonio. Es decir un día después del partido. Es lógico que su prioridad sea su boda, quedando en un segundo plano defender la bicolor. Tenerlo todo el partido fue un error de Markarián. Pero el triunfo maquilló la baja producción del atacante.

Chile fue superior
En el partido de ida en Santiago escuché a comentarista peruanos de televisión decir que Chile fue un justo ganador porque fue superior. No lo vi así. En aquel partido, los mapochos aprovecharon los primeros 20 minutos. Luego el partido fue de golpe por golpe y en ese trámite Perú fue más.

Remató tres veces a los postes. Lo que habla de la superioridad de nuestros atacantes sobre los defensores chilenos. Pero en Lima, sería un mentiroso si dijera que ganamos porque fuimos mejores.

Dos veces Perú rechazó de la raya de gol. Eso dice que Fernández estaba vencido. Los chilenos tuvieron dominio del balón y por ello generaban más ocasiones de peligro.

Perú hizo muy poco en la primera parte. Lobatón estaba impreciso y encima Ramírez abandonaba su posición de volante para adelantarse y ubicarse detrás de Pizarro.

Lo único que se consiguió fue desconectar a nuestros mediocampistas.

Es cierto que en la segunda parte hubo un momento que el partido estaba golpe por golpe y allí Perú consiguió ocasiones de gol en los pies de Pizarro. Pero en la contraparte, Chile también las tuvo y claras. Fernández mejoro su frágil primer tiempo y sacó pelotas hasta con los pies.

Farfán y Markarián
El técnico Markarián se dio cuenta que Perú no recuperaba el balón y por ende no tenía la pelota. Por eso mandó a calentar en la primera parte a Retamozo. Pero poner al jugador cusqueño significaba quemar un segundo cambio. Ya había ingresado Álvarez por el lesionado Ramos (Debió preferir la experiencia de Acasiete por ser un partido muy tenso).

Si hubiese ingresado Retamozo quizás se hubiese solucionado el tema de la posesión del balón. Pero Perú estaba obligado a ganar. Por lo que Markarián apostó por el desequilibrio de Mariño.

Juan Carlos tiene mucha habilidad, pero su producción no es la misma a nivel de club y selección. Sin embargo, Perú arregló en algo lo que buscaba Markarián. Pero Sampaoli fue más inteligente y mandó a Silva para tener dos volantes centrales y de marca, con lo cual neutralizó a Mariño.

Finalmente escuché decir: “Gran definición de Farfán en la televisión”. Quizás la euforia a veces nos haga exagerar pese a que estamos viendo la imagen.

Jefferson definió mal. Y es que ya no tenía fuerzas. Y por eso disparó casi sin aliento. Quizás en lo único productivo de Yotún, en todo el partido, habilitó a Farfán que en medio de la marca remató con la parte externa del pie derecho.

Su remate fue débil y por eso rechazó el portero. Si realmente hubiese sido gran definición, pues era gol. Así de sencillo. El rebote felizmente le cayó otra vez a Farfán que por instinto se dio la media vuelta y remató sin ver.

No se entienda mal. Farfán estaba al borde del agotamiento total. Y en ese momento uno no puede guiarse de su cerebro sino del instinto.

¿Por qué no es delantero?
La gran pregunta es porqué Markarián no ubica a Farfán como delantero centro y lo recuesta siempre como un volante en segunda línea con responsabilidades de marca.

Jefferson ya lo demostró contra Venezuela cuando pasó como delantero, delantero y anotó dos goles.

Farfán ha confesado que le dijo a sus compañeros que estaba agotado, pero que iría a jugar por el centro, pues pensaba que aún tendría una última oportunidad como finalmente fue.

No hubo ninguna táctica de Markarián. No hay ningún mérito del estratega uruguayo. Fue el propio Farfán que hizo de entrenador y se pasó para el medio donde produce más. Eso, señores, es para reflexionar. Y para entender que no nos sobra nada.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | | | | | | | | |


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com

1.03505706787