No es necesario quemar el pasado para tener un futuro

Hay un debate sobre la izquierda que ya tiene varios años, pues se inicia luego de la caída de Fujimori. El espacio es corto para hacer un balance detallado, pero no es novedad decir que, como fuerza unida y organizada, la izquierda nunca ha existido en nuestro país (ni en los 80’s, añorados por unos y criticados por todos).

| 08 marzo 2012 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 935 Lecturas
935

Algunos rasgos comunes en los análisis en este debate, son: a) se afirma que la izquierda está en crisis o que ha fracasado, b) muchos de ellos afirman que el problema es generacional, la culpa sería de los “setenteros” y la solución su retiro, c) aunque se refieren a décadas anteriores a la actual, en ellos hay ausencia de una mirada histórica.

La ausencia del análisis histórico
Los analistas “generacionales”, atribuyen la responsabilidad del “fracaso” a los izquierdistas de los 70’s. Pero no parecen preocupados por preguntarse por qué no surgieron los “ochenteros” o los “noventeros” o los “2000eros”. Para esos analistas no existe la imposibilidad histórica, por lo tanto, no vinculan el desarrollo de la izquierda con la historia del Perú, y asumen que como no se llegó al poder… se fracasó.

Pese a que, más de 200 años después, aún siguen vigentes y actuantes las consecuencias económicas y políticas de la Revolución Francesa, de ampliación del mercado mundial y de los mercados nacionales, algunos de ellos consideran que hacer un balance de la izquierda de los 80’s en el Perú ya no tiene interés político alguno.

¿Está en crisis la izquierda? ¿Qué queda de la participación con el Partido Nacionalista?

La ausencia de criterios de éxito o fracaso hace difícil evaluar. Lo que podemos observar es que en nuestro país, tanto antes como después de la dictadura fujimorista, las propuestas de izquierda han dominado la agenda política. Además, tal como lo probó Alan García y ahora Humala, no es fácil deshacerse de este discurso ni en el verbo ni en la acción.

Esta presencia constante de las ideas de izquierda, a pesar de la debilidad de las organizaciones que las levantan, no me parece una muestra de fracaso, porque además, desde los 90’s, esas organizaciones se enfrentaron a una campaña muy activa para desprestigiar y vincular a la izquierda con el terrorismo.

¿Es un fracaso la participación de la izquierda en las recientes elecciones generales junto a Humala? Algunos consideran que sí. Nosotros discrepamos. La participación en las elecciones, pese al desembarco ulterior, ha marcado, en mi opinión, el punto más alto de la izquierda en su historia, ya que nunca antes todos los grupos de izquierda coincidieron en una mirada del país y de las tareas para su desarrollo. Esto se logró el 2011, y esta es la base de cualquier futura organización.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...