No hay que rogarles

Cuando era redactor cubría la selección nacional. Cuando un reportero no lograba obtener una nota, generalmente me enviaban para cubrirlo. Una vez, los jugadores de Universitario no querían dialogar con la prensa. Así que me enviaron a sacarle algo a algún jugador.

Por Diario La Primera | 07 agosto 2009 |  452 
452  

No nos dejaron pasar al estadio. Todos los reporteros estábamos en la puerta, esperando que alguien diga algo. Uno a uno, salían los jugadores de Universitario en sus vehículos. Muchos de ellos me conocían, pero tenían las lunas de sus carros arriba. Hasta que salió José Carranza. El popular “Puma” también salió raudo, pero a los pocos metros estacionó su vehículo. Gran cantidad de prensa corrió a su encuentro y cuando estaban cerca, el “Puma” otra vez arrancó.

Fueron varios los jugadores de la “U” que se divirtieron con la prensa ese día. Los hombres de los medios prácticamente les rogaban para que hablen. Yo no me moví de mi sitio.

Cuando volví a la redacción, le conté lo sucedido a mi jefe inmediato superior y le dije que jamás le rogaría a nadie para que hable. Y nadie quiso hacerlo.

Muchos jugadores de fútbol creen que le hacen un favor a la prensa al declarar. Y es todo lo contrario. El tiempo de un deportista es corto. Mientras que el periodista se puede mantener mucho más tiempo en el medio.

Trato de entender a Juan Reynoso. Lo escuché muchas veces y suele amargarse por algunas preguntas que le incomodan o entiende que son absurdas. Y me parece que trata a los medios como si fueran su enemigo. Es mi percepción.

Lástima. Reynoso debe entender que es el técnico de Universitario. Y que la prensa es la misma en todas partes del mundo.

En Colombia, Pinto se pelea a diario con la prensa, en Honduras Bora Milutinovic culpó a la prensa de su salida. En Chile, el técnico holandés Wim Rijsbergen habló peste de la prensa de ese país. Y en México Hugo Sánchez estaba peleado con un canal de televisión.

Así que la prensa peruana no es excluyente. Si no puede ser tolerante, entonces que no hable. Y nadie tiene que rogarle para que lo haga.

Referencia
Propia



    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com

    Loading...

    Deje un comentario