No la dejaron despedirse

Chau, Rosa María, le dijeron ayer a la conductora del programa Prensa Libre de Canal 4 que aparecía a las 11 de la noche. Corre el rumor de que la decisión que apuró América TV para definir su salida fue evitar que Palacios soltara una información bomba del caso BTR, que lo tiene desaforado al presidente García.

Por Diario La Primera | 29 jun 2011 |    

Es verdad que su contrato vencía el 30 de junio, es decir, mañana; pero a ella le dijeron no vas más ayer 28, dos días antes sin darle la oportunidad de despedirse de su gran audiencia. Eso no se hace.

Luis Miró Quesada Valega, el hombre fuerte de América TV, es uno de los pocos que saben por qué salió realmente de la pantalla y todo indica que Alan García está detrás de esto que puede calificarse como censura. Ese Miró Quesada dijo que el grupo cambiará de línea y que en su horario iban a poner fútbol y no sé que vaina más.

Rosa María puso anoche en su Twitter: “Gracias a todos por acompañarme estos siete años diciendo siempre la verdad”. Ok. ¿Por qué todos los periodistas se llenan la boca de que dicen la verdad?

Desde que vetaron a César Hildebrandt, la prensa en la televisión carecía de un verdadero titán y en ese contexto Rosa María Palacios se abrió un espacio que algunos veíamos con esas ganas de “ya que importa”.

Rosa María Palacios poco a poco se hizo la idea de que era la reina de la noche. Tanto se alucinaba ella que llegamos a creerle. Pero la tía causaba dudas porque había trabajado en la campaña del fujimorista Hurtado Miller y su opinión era tirando para la derecha que le gusta mucho a Fernando Rospigliosi.

Empezó aburrir en las elecciones porque se notaba claramente que obedecía la línea de la empresa que ayer la despidió, la línea de apoyar a Keiko Fujimori; y molestaba cuando se llenaba la boca al decir que no iba a votar por Fujimori. En fin.

Hay muchos que dicen es independiente, que es muy valiente, muy plural. Entiendo sus apreciaciones porque no tenían con quién compararla en ese horario, digamos. Además con Althaus, De la Quintana, Lúcar en las pantallas, cualquiera puede parecer independiente, inclusive Federico Salazar.

Ahora bien, jode su salida porque nos deja por la noche en la triste escena de informarnos con esos figuretis Carlín y Miyashiro. Mejor, escucho a Héctor Lavoe.

    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com