¡No a la corrupción! ¡Lima no puede parar! (II)

La encuesta difundida por Datum demuestra que las movilizaciones ciudadanas y la estrategia comunicativa aplicada han generado impacto en la población que durante varios meses se vio acorralada por una propaganda promovida por los revocadores, destinada a desinformar sobre la gestión que viene desarrollando la alcaldesa de Lima, Susana Villarán. La diferencia de 8 puntos acerca al objetivo de evitar que sectores retrógradas impongan sus intereses que les sirva de sustento para sus aspiraciones al 2016.

| 15 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 686 Lecturas
686

Estas cifras inevitablemente han impactado en los partidos políticos que ocultados detrás de la imagen del controvertido Marco Tulio tratan desesperadamente de usar la mentira como arma política para descalificar a la misma encuestadora que en otras ocasiones les servía de argumento sobre el respaldo popular a sus intereses. Este proceso previo a la consulta del 17 de marzo está desnudando la calidad moral y ética de muchas agrupaciones políticas y sus dirigentes.

Las lamentables acusaciones de la vocera de Solidaridad Nacional contra la encuestadora dejan en evidencia la crisis que vive dicho partido al ver que sus opciones de retornar al municipio van disminuyendo, sin dejar de lado el clamor de los revocadores para que el exalcalde Luis Castañeda lidere la campaña por el Sí, lo que comprobaría su relación con un proceso que cada día recibe el rechazo de más limeños y limeñas. Las acusaciones sobre los malos manejos durante su gestión (Comunicore y Caja Gas) habrían motivado a Castañeda a mantenerse en silencio.

Esta realidad también impacta en el APRA, que luego de la desaparición de Nidia Vílchez y otros connotados dirigentes luego de que se les empezara a investigar y acusar sobre supuestos hechos irregulares durante el anterior gobierno, han dejado a Mauricio Mulder la solitaria misión de defender la posición de Alan García, hoy cuestionado por sus millonarios ingresos que demostrarían la famosa tesis de que la plata le llega sola.

Sin embargo, su negativa de debatir con la regidora Marissa Glave, quien lo retó a demostrar sus acusaciones sobre Villarán, dejan entrever que no tiene argumentos más allá de su posición corporativa de defender a su partido y líder.

En el caso de la izquierda se genera la oportunidad de renovar sus estrategias destinadas a consolidar la construcción de una alternativa política que defienda los cambios demandados por la ciudadanía. Sin embargo, este proceso también debe servir para corregir errores y promover nuevos cuadros con el fin de garantizar la permanencia de los principios políticos que defiendan el derecho a un trabajo digno, acceder a servicios públicos y privados de calidad, lucha frontal contra la corrupción, la impunidad y la inseguridad ciudadana, entre otras exigencias de la ciudadanía.

Por estas razones, la CGTP y sus bases vienen participando activamente en las diversas convocatorias para respaldar la campaña por el NO y coadyuvar en la formación de una propuesta política con el fin de solucionar los problemas de fondo del país y evitar en el futuro que las componendas e intereses personales sigan perjudicando el acceso al desarrollo de las familias peruanas, como se trataría de hacer con la revocatoria.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista