¡No a la corrupción! ¡Lima no puede parar!

Cada día se siguen destapando diversos casos de corrupción que rodean a los principales promotores de la revocatoria, que siguen negando que sean los mascarones de políticos interesados en generar un caos de gobernabilidad para concretar sus aspiraciones presidenciales en el 2016. Como lo denunciamos en una conferencia de prensa, uno de ellos es el cuestionado expresidente Alan García, quien cuenta con el respaldo del controvertido Agustín Mantilla, preso por recibir dinero de la mafia fujimontesinista y acusado de dirigir el brazo paramilitar del primer gobierno aprista, denominado “Rodrigo Franco”.

| 01 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1029

García estaría impulsando a sus alfiles para pretender capitalizar una posible revocatoria de la alcaldesa y, como lo demostró en sus dos gobiernos, no le interesa sacrificar la vida de millones de limeños y limeñas, como lo hizo con la aplicación de los dólares MUC, la hiperinflación, el tren eléctrico, los petroaudios, el aeródromo de Collique, liberación de narcotraficantes, promotor de delincuentes en construcción, entre otros casos de corrupción. Para alguien, como el exmandatario, a quien la plata le llega sola, sacrificar la vida de las familias más pobres de Lima, solo es parte del camino para convertirse nuevamente en Presidente el 2016, el resto no le interesa.

En el mismo derrotero se encuentra el exalcalde Luis Castañeda Lossio, quien junto a su presumible financista, José Luna, pretenderían volver a la Municipalidad, cueste lo que cueste, así sea respaldando a Marco Tulio y su corte. Las campañas políticas que viene haciendo Solidaridad Nacional en los conos de Lima pretenderían hacernos olvidar del caso Comunicore (uso irregular de 35 millones de nuevos soles de las arcas del municipio) y las sobrevaloraciones de diversos proyectos, como es el caso de la construcción del corredor del Metropolitano, además de cuestionables contratos con diversas empresas privadas, sin dejar de lado su inoperancia frente a las mafias del transporte.

Tampoco podemos dejar de lado a Jorge del Castillo, para muchos uno de los alcaldes de Lima menos eficientes que ha tenido la ciudad, y cuestionado personaje salvado por el Congreso de la investigación judicial sobre el caso de corrupción más emblemático del gobierno aprista, los petroaudios. A esto se suma Nidia Vílchez, acusada de pertenecer al comando Rodrigo Franco y señalada por apropiarse de forma ilegítima de134 mil nuevos soles del Congreso cuando no le correspondía.

Los delincuentes respaldados y promovidos por García en construcción civil cobijados en una central sindical de tendencia aprista buscan también revocar a la alcaldesa para satisfacer sus objetivos de lucrar con las obras públicas, generando violencia e inseguridad ciudadana.

Para estos personajes, el éxito del gobierno de Villarán los asusta porque contraviene sus intereses políticos y económicos, como viene ocurriendo con la reforma del transporte, decisión de la alcaldesa que ha calado fuerte en los limeños porque es el servicio más precario de la ciudad a lo que se agrega la inversión, nunca antes realizada en la ciudad, de 7 mil millones de nuevos soles para proyectos de infraestructura vial, lo que generará miles de puestos de trabajo en construcción civil y las industrias conexas (cemento, cerámicos, etc).

Por estas razones, los trabajadores y trabajadoras agremiados a la CGTP respaldamos la campaña por el NO, que implica también una lucha contra la corrupción y las mafias y un rechazo a aquellos políticos que privilegian sus intereses personales y partidarios por encima de las demandas de justicia social de la mayoría de limeños.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: | |


...

Mario Huamán Rivera

Opinión

Columnista

1.09199309349