Ni los UNOS ni los OTROS

Los que van al Paro y los que no van al Paro del transporte urbano, sus argumentos son más fariseos que los fariseos mismos, UNOS desgarrándose de dolor por el nivel impuesto a las sanciones pecuniarias por violar el reglamento de tránsito y los OTROS poniendo como condición, para que les otorguen la concesión por 10 años, las cuantiosas inversiones que han realizado y que están dispuestos a realizar para renovar la flota y temen que Villarán entregue el Transporte Urbano a empresas extranjeras que tienen nombre propio, a empresarios colombianos.

| 16 mayo 2012 12:05 AM | Columnistas y Colaboradores | 584 Lecturas
584

Pero ni los UNOS ni los OTROS la “CHUNTAN” con el problema central que debería ser el USUARIO, su seguridad, la calidad en el servicio que le deberían ofrecer, el cambio en las conductas de conducción del chofer, el respeto por horas laborales correctas, etc. Los OTROS implorando otra vez se instale una MESA DE TRABAJO, ya ni creativos son y como siempre he dicho, no sirven para nada y a los resultados por años de formación de mesas de trabajo me remito y como prueba, su contundente fracaso, ya que continuamos viviendo el caos en el transporte urbano. Pero lo paradójico es que ambos pregonan a los mil vientos que están trabajando por el bienestar del usuario. Escuché el lunes a uno de sus más conspicuos voceros que, dicho sea de paso, tanto los UNOS como los OTROS están más confundidos que Don Julito Raurau en una cancha de básquet, hablan de bases, hablan de plataformas programáticas, como si fueran sindicatos de izquierda y son realmente gremios de propietarios más capitalistas que Rockefeller. Y está por verse, si realmente cumplen con todos los requisitos y estándares de un verdadero gremio. Utilizan un idioma filo proletario, parodiando a los años setentas. No tengo nada en contra de los sindicatos ni de los gremios, pero las cosas como son, figuretis mediáticos que con el cuento de paralizar la ciudad, los medios de comunicación les dan tribuna y desfilan ante unos periodistas también confundidos, porque no terminan de entender a profundidad el problema central del transporte urbano, por consiguiente, ayudan a confundir más a la población que también está confundida por carecer de referentes de cómo realmente debería ser este servicio público para movilizar correctamente a la población. Hasta mañana.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Federico Battifora

Rompemuelle