Neuromarketing

A pesar de que muchos ya serán conocedores de lo que en sí significa, recordemos que el Neuromarketing hace referencia a la aplicación de diferentes técnicas asociadas a la neurociencia sobre el ámbito de la mercadotecnia, la comunicación o la publicidad.

| 15 abril 2012 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 1k Lecturas
1036

El objetivo del neuromarketing se basa fundamentalmente en trabajar sobre las conductas, percepciones, sensaciones y emociones de los consumidores. Es decir, estudiando los procesos cerebrales que explican la conducta y la toma de decisiones de las personas.

Todos estos aspectos relacionados con el comportamiento del consumidor son analizados para resolver diferentes cuestiones y escenarios habituales en el mundo de los negocios. Seducir y retener al cliente, influir en su decisión de compra, potenciar los estímulos para lograr un mayor impacto publicitario, etc... y todo ello aprendiendo de la relación y causa entre mente y conducta.

Hoy en día, estas técnicas son utilizadas de forma estratégica para atacar sobre el subconsciente para llegar a la mente del consumidor y convencerlo de que su producto es el mejor de todos.

Generalmente, para la gran mayoría de consumidores las técnicas publicitarias basadas en el neuromarketing pueden no ser perceptibles o pasar inadvertidas pues sus efectos se desarrollan internamente en nuestro cerebro. Sin embargo su eficacia e influencia están sobradamente demostradas.

Hace décadas, surgió de forma sorprendente un concepto denominado “Publicidad subliminal” que recurre al estímulo de nuestras mentes basándose en mensajes audiovisuales emitidos por debajo el umbral de percepción de nuestro consciente y a través del cual, se podía conseguir incitar o influir a los consumidores al consumo de un determinado producto.

¿Recuerda usted ese personaje que iba jugando con una pelota debajo de la pantalla del TV cuando veíamos el mundial y como subliminalmente se dibujaba la marca de una conocida marca de gaseosa? Esa es la publicidad subliminal, aunque uno diga que no, esperamos un descanso y nos íbamos a busca la dichosa marca.

Efectivamente este tipo de prácticas consideradas por muchos poco ortodoxas, fueron la prueba evidente de que las mentes de los consumidores pueden ser receptores de este tipo de mensajes, alterando con ello las percepciones y decisiones sobre sus acciones de compra.

Aunque la ciencia del neuromarketing es bien conocida dentro del sector de la publicidad y el marketing, referirnos al cerebro como núcleo neuronal de nuestras mentes, implica aceptar que este, se trata a la vez de un completo desconocido aun para la propia ciencia y que sus limitaciones son de igual forma desconocidas.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Mario Galarza Peña

Marketing & Negocios

mgalarza@mg-group.com.pe

Deje un comentario