Negociazo en Collique

Nadie puede estar en desacuerdo con que se construyan 20 mil departamentos con la inversión de mil millones de nuevos soles. Sin embargo, decir no a la construcción de 15 manzanas de cemento en el Aeródromo de Collique es oponerse a un atropello monumental, una actitud patriótica, ahora que las casas se adornan de banderas.

Por Diario La Primera | 25 jul 2010 |    
Enfoque

Ocurre que en los terrenos donde se construirán las viviendas, cuyos precios oscilarán entre 43,200 y 103,000 nuevos soles, aún resiste el aeródromo donde funciona la Escuela de Aviación Civil, gracias a la donación de cientos de peruanos en 1941.

El terreno, de 640 hectáreas, ha sido comprado por el Consorcio DHMont al precio de remate de 30 dólares el metro cuadrado cuando en la zona los terrenos cuestan alrededor de 200 dólares el metro cuadrado.

La comisión de Transportes y Comunicaciones del Parlamento aprobó el 1 de junio una norma que declara la intangibilidad del aeródromo, porque está destinado para la Defensa Nacional, pues está en los planes de Operaciones de la Fuerza Aérea del Perú para el comando de reserva y movilización, es decir, es también un espacio de refugio ante eventuales desgracias masivas.

Además, el artículo 2 de la Ley 29006 prohíbe la venta de inmuebles donados. Sin embargo, para el presidente García esto no es importante, pues el pasado viernes, después de poner la primera piedra del megaproyecto, afirmó que tiene que preferirse la construcción de departamentos a que 20 personas usen el terreno.

“El interés común es preferir a la mayoría, porque aeródromos podemos hacer en otros lados de la costa”, dijo García, quien es muy amigo de los empresarios de DHMont, una empresa pequeña con suerte que trabajará, según informantes, en la construcción de las viviendas con Graña y Montero, del otro amigo de García, “Pepito Graña”

Es verdad: Existe un proyecto para construir un nuevo aeródromo en el distrito Grocio Prado de Chincha que, según el ministro Cornejo, debe funcionar el primer semestre del 2011. Pero todo indica que no funcionará en esa fecha porque el lugar es un terreno baldío con neblina y con vientos no aptos para un aeródromo. ¿Qué pensaría el héroe José Abelardo Quiñones (quien dio su aporte a la colecta para la compra del terreno de Collique, a fin que se destine a la reserva aérea) del presidente García?


    Paco Moreno (Editor)

    Paco Moreno (Editor)

    Enfoque

    pmoreno@diariolaprimeraperu.com