Natalia no muere por el Perú, mata por él

Al cantante Pedro Suárez-Vértiz siempre se le ocurren frases curiosas. La última es más o menos así: Natalia Málaga no muere por el Perú, mata por él. Hace un tiempo dijo que cuando escucha música criolla, le da hambre. En fin.

| 29 noviembre 2012 12:11 AM | Columnistas y Colaboradores | 694 Lecturas
694

Natalia Málaga es la sensación del momento tanto que Markarián está preocupado porque cree que es cierto que ella puede reemplazarlo en la dirección técnica de la selección de fútbol. Natalia se consagra en la gloria. Era ya un ícono al pertenecer a ese gran equipo que casi logra el primer puesto en el campeonato olímpico de Seúl. Luego, cuando los años empezaron a pasar y sus compañeras eligieron el camino fácil de la política con el engaño de que trabajarían por el deporte, ella siguió por la misma ruta. Siguió el rumbo de sus sueños creyendo que el vóley debe mejorarse desde la cancha, carajo. Tenía las mismas ganas de estar en el vóley como cuando tenía 18 años de edad y era la bajita sensación que en vez de talla tenía una labia maldita que asustaba al oponente. Empezó a hacer carrera como entrenadora, casi siempre sin un sueldazo que merece. Se hizo notar por su carácter de militar, su rigurosidad implacable, su voz de trueno. Nada le quitaba las ganas de mejorar el vóley que había entrado en una crisis espantosa. Ella siempre trabaja mejor en medio de la crisis, porque está hecha para saltar los peores obstáculos. Es verdad que muchas veces se le va la boca y que a veces dan ganas de cerrarle la trompa como a las locas sin remedio; pero nadie puede negar que ella es la fiera que hace que un equipo funcione bien. Algunos dicen que ella es solo la motivadora y que hay un entrenador que hace el trabajo de estratega, que ella es pura boquilla. Nada de esto le quita mérito a la chata grande, a la pequeña gigante, a la boquita de caramelo que nos está devolviendo al sitio que habíamos perdido en el vóley.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com