Nada que celebrar

Me sorprende que se ensalce la victoria de San Martín como si le hubiera ganado a un cuadro brasileño o italiano. No hay ningún milagro en la victoria de los santos. Emelec es un buen equipo. Su mejor jugador es Jaime Ayoví como lo adelanté. También Joao Rojas es un atacante veloz y con buena técnica. Pero tampoco se le puede agrandar como un elenco de los principales del continente.

Por Diario La Primera | 17 set 2010 |    

Sé que los equipos peruanos no están para regalar nada y que los triunfos hay que festejarlos. Pero esta eliminatoria no es un partido: Son dos. Y si analizamos el resultado, es muy comprometedor.

No quiero menospreciar el triunfo de San Martín. Se esforzaron y vale. En la segunda parte, superaron a un rival que parecía complicado. Hubo jugadores para resaltar en el plano individual.

Quinteros le hizo un “sombrero” a un rival dentro del área y remató. Podía terminar en un golazo, pero el balón se estrelló en un defensor. Cueva cuando ingresó tuvo “locos” a los ecuatorianos. Hinostroza con su sobriedad en los pases largos. Vitti y Alemanno aportando en la ofensiva.

Pero se tiene que entender que el marcador fue muy corto. Que con la derrota de 1-0 en Guayaquil, San Martín está eliminado. Y que la euforia del triunfo en Lima no servirá. No sería tan exigente. Pero recuerden que San Martín tuvo dos hombres más en el partido.

Cuando el marcador ya estaba 2-1 a su favor y Emelec perdió a su segundo hombre por expulsión y con un elemento lesionado en cancha, los santos debieron liquidarlos. No tener piedad.

Por eso, creo que no hay nada para festejar.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com