¿Mudo, qué estás haciendo?

Aquí, trabajando por lo bajo mientras mi mancha trata de bajarse a la tía, diría el exalcalde Castañeda al responder la pregunta que le lanzan a los lobos en los cuentos infantiles. Sí, pues, así es Castañeda, tira la revocación como una piedra y esconde la cara y por eso que un notable sociólogo dijo que es un personaje gris y pusilánime.

| 05 marzo 2013 12:03 AM | Columnistas y Colaboradores | 611 Lecturas
611

Lo que pasa es que Castañeda no da la cara y dice “yo soy el hombre de la revocatoria” porque tiene miedo. En el fondo sabe que hay muchas probabilidades de que pierda y tiembla porque no quiere sufrir otra derrota política. No da la cara, pese a que el aprista Javier Velásquez, el asesino de la gramática, diga que él ya debe salir. Mejor que se quede en la cueva de su ambición, porque ya todos sabemos quien es: Un político codicioso que por haber perdido, de una manera alarmante, en las elecciones presidenciales quiere tomar a la mala la municipalidad de Lima que la dejó porque un amigote lo convenció de que podía ser presidente de la República. Luego de quedar en el quinto lugar y ahora con esta revocatoria a punto de reventarle en la cara, Castañeda está a punto de convertirse en un político en fuga, aunque quién sabe. Todo puede ocurrir. Castañeda le hace mucho daño a la democracia. ¿Qué le costaba con ser un crítico con el pecho abierto a la gestión de Villarán para luego tentar a la reelección en el 2014? No le costaba nada. Lo que pasa es que Castañeda necesita urgente un triunfo porque vaya donde vaya la gente habla bajito: “Miren ahí viene el perdedor, ahí viene el quinto lugar, qué monse para dejar la municipalidad”.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

El Escorpión

El Escorpión

elescorpion@diariolaprimeraperu.com