Movilidad urbana de Lima

La red de vías urbanas de Lima y el Callao se estiman en más o menos ocho mil kilómetros, lo cual para muchos especialistas tendría una aceptable funcionalidad.

Por Diario La Primera | 03 ago 2010 |    

También en los últimos años se ha podido evidenciar una disminución de la flota de micros y combis. Pero de la misma forma se transparentó una migración hacia el Taxi y el mototaxi. Primera reflexión, partiendo de estas premisas, la gran congestión del tráfico se puede explicar también por el número elevado (sobre oferta de taxis), se estima que de cada diez vehículos en rodamiento en las diferentes vías de la gran Lima y el Callao siete son taxis, independientemente de la carencia casi total de gestión del tráfico de las autoridades responsables en nuestra ciudad. Segunda reflexión, no tenemos falta de infraestructura, lo que sí tenemos es déficit crónico de mantenimiento de las vías que también colabora en forma directa al deterioro más veloz de nuestro ya antiguo y obsoleto parque vehicular. En los últimos 8 años Castañeda ha manejado este tema como si el problema estuviera en el exceso de demanda de vías. Paradójicamente uno de sus principales proyectos camina muy retrasado y con serios cuestionamientos por manejos poco claros de los dineros públicos, el Metropolitano. El Ministerio de Transportes no tiene un programa de seguimiento aunque sea orientador como órgano rector, una suerte de Provías pero urbano. Esta situación nos ha conducido a las enormes y absurdas pérdidas de tiempo en los diferentes viajes a lo largo y ancho de la ciudad, incomodidad e inseguridad y sobre todo una absoluta anarquía en la gestión y operación del tráfico por la ciudad. Esto evidenció también en forma crónica que las barreras administrativas de acceso al sistema son ineficientes aunado a una precaria fiscalización. Hoy este asunto ya se observa y se teme como un problema de carácter social y con mucha resistencia al cambio por parte de sus actores principales. Hasta mañana.

    Federico Battifora