Ministro me pide 700 mil soles

De saque te aplico: El ministro Rafael Rey pide 700 mil nuevos soles como reparación civil por dizque un delito de difamación que cometí en una columna escrita el 6 de abril pasado,

Por Diario La Primera | 12 ago 2010 |    
y ya la vi que no le pagan bien como cabeza mayor en el Ministerio de Defensa de la República del Perú, o me ha visto cara de banquero caleta, fácil, y el óbolo está flojo que no cubre sus gastos personales, pasen monaguillos de Cipriani por el arca de Noé que en su sillón cae burro y burro, pues hasta donde sé el que toma en serio mi columna tiene el hígado destrozado, peace and love, Rey, soy el Malapalafaiter, mis líricas también comulgan y entre cristianos aceptamos bromas, dime, te cambio un beso por el mío, y somos jesucristos superstars en un restaurante rosa, mi súper macho. Me vale un congresista aprista/fujimorista que Rey esté en su día mojado y que le patine la cabeza en un ataque de histeria y hable con su abogado Vladimiro Padilla y se crea el bacán y me plante la denuncia, lo tomo como de quien viene y celebro mucho mi primera medalla de coronel con su legendario pisco peruano seven point nine. Lo que debería enervarle a todos sus mandados bajo las garras de su ministerio -en tiempos de paz, oh, gran trabajo- es que me denuncie por el libre ejercicio de mi facultad para imaginar un mundo alternativo donde no necesariamente sea verdad las simbólicas que expreso en mis escritos en esta columna Malas Palabras –chapa el concepto, pe-, ches, ta ké por el amor roto del Opus Dei con la cultura popular peruana, bro, qué no se da cuenta de la caricatura que él está haciendo de sí mismo, pongo mis manos inmóviles y él solito escribe la historia de la intolerancia. Acá estoy, señor Rafael Rey, usted tiene todo el poder de este gran país, y yo sólo tengo esta columna para combatir su radicalidad, sépase bien mi libertad de expresión y de prensa, que hace dos años que escribo esta columna y nadie se ha picado, pero su correa es fugaz, guarda ahí, no a la mordaza de sus limitados días oficialistas cierra puertas. A mí, chochera, no me asustas. Vístete de diablo, voltea la cabeza misma Linda Blair exorcista, y de ahí ablaos.

    Luis Torres Montero

    Luis Torres Montero

    Malas palabras

    www.malaspalabras.pe