Migraciones, remesas y Comunidad Andina

La globalización de la economía ha hecho más visible los flujos migratorios que se vienen desplazando del Sur al Norte. Dicho proceso, que se aceleró a comienzos del 2,000 no llegó a revertirse con el último ciclo económico expansivo. Más bien, como secuela de la crisis financiera internacional, se evidencia cierto flujo de retorno pero que es de esperar no suponga un punto de inflexión en la corriente emigratoria. Y ello, en razón de que dados los cambios demográficos -en ausencia de la migración internacional- la población de los países OCDE con edades comprendidas entre 20-60 años disminuiría en un 23 por ciento, pasando de 741 millones a 571 millones en 2050 (OIM, 2009).

Por Diario La Primera | 25 ago 2010 |    
La emigración internacional incorpora otro aspecto que, dependiendo del país, se vuelve más o menos relevante: las remesas. En el caso del Perú, estas crecieron poco más de 3 veces del 2000 en adelante. En el 2009 dicha tendencia se revirtió y todos los países de la región experimentaron una reducción en sus flujos, siendo Colombia y Ecuador quienes registraron los mayores descensos.

Los USD 10 mil millones en remesas que ingresaron a los países de la CAN provinieron, básicamente, de dos países: España con un 36% y EEUU con un 35%. Frente a dicho monto de remesas, el flujo intra comunidad andina es bastante reducido. Apenas llegó a los USD 97 millones en el 2009. Colombia y Perú (USD 56 y 22 millones, respectivamente) fueron los países que más aportaron como origen de las remesas mientras Ecuador y Perú (USD 46 y 27 millones, respectivamente) quienes más las recibieron.

Independientemente de la magnitud de las remesas hay dos temas que preocupan dado el cambio demográfico mundial y la profundización de la globalización. Se hace necesario un esquema de regulación de la circulación del trabajo con respeto a sus derechos fundamentales y, de otro, políticas globales para enfrentar de la mejor manera la emigración de los recursos humanos calificados que, formados en el Sur acaban resolviendo necesidades básicas en el Norte. La equidad de la globalización, así lo requiere.


    Julio Gamero

    Julio Gamero

    Globalización con equidad