Micky Rospigliosi

Escuchaba religiosamente a su padre todas las noches. Ovación era el programa obligatorio para todos los que nos gustaba el deporte en esa época. De Micky no me acuerdo de Argentina 78´ cuando debutó en la radio. En cambio, me pareció muy lúcido en sus comentarios para México 86´. Creo que fue lo mejor junto a Vides Mosquera.

Por Diario La Primera | 02 oct 2008 |    

Luego lo veía comentando el fútbol italiano. Me agradaba porque analizaba. Siempre daba algún detalle más.

Mis primeros años como periodista fueron en Expreso, de ahí pase a El Gigante, diario exclusivo para el deporte. Hasta que un día vino a verme un reportero de Ovación. “Ivlev, Micky quiere que trabajes para él”, me entrevisté y me dio el visto bueno.

Pasé al diario Ovación, pero rara vez lo veía. Un día entró y sólo me dijo: “Dicen que tú eres un especialista en fútbol internacional”. Pensé para responderle. Pero supongo que ya en ese momento me había contratado justamente por mis conocimientos del fútbol internacional.

Le dije que sÑ Pasó casi un mes para volverlo a ver. Otra vez ingresó de improviso a la redacción y me dijo que si quería ir a la televisión. Micky conducía un programa en Canal 7 y le había llegado un resumen del mundial de Estados Unidos.

Creo que a partir de allí comenzó una buena amistad. Jamás me obligó a escribir algo con lo que no estaba de acuerdo. Yo sabía sobre sus broncas con algunos personajes, pero no tenía problema de entrevistar a Francisco Lombardi o Juan Carlos Oblitas.

Micky se dio total independencia en mi periodismo. Una vez para su cumpleaños me mandó a llamar a mí y al redactor Richard Romero. Y en lugar que ambos le obsequiemos algo por su santo, nos regaló revistas y otras cosas más. Él me dio la oportunidad de ingresar a Panamericana Televisión para comentar la Eurocopa de 1996. Luego para el mundial de Francia 98. Cuando salí de radio Ovación me despedí con mucha pena. Pero Micky lo entendió. A Micky lo llamaron para CPN Radio, pero como un caballero, se comunicó primero conmigo. Es que siempre hubo una relación de profundo respeto. De todo corazón espero que el “gordo” se recupere pronto y darle un fuerte abrazo.


    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com