Merece más

“Lima merece más”, rezan parte de los carteles colocados prácticamente en todos los postes de Lima. Junto con ellos están otros que dicen “Por incapaz” (que los revocadores se niegan a retirar a pesar de la exigencia del Jurado de Elecciones) y “Lima está parada”, que es una obvia respuesta a la consigna del NO que plantea que “Lima no puede parar”.

| 22 febrero 2013 12:02 AM | Columnistas y Colaboradores | 817 Lecturas
817

En fin, si Lima merece más, ¿qué es lo que merece? Busquen una respuesta y verán que no hay una sola idea sobre un nuevo plan para la ciudad, una alternativa a la reforma del transporte, o algo distinto que hacer con el problema de La Parada, nuevas obras o cualquier cosa. Tampoco se dice algo serio sobre los proyectos en marcha salvo que la persona de la alcaldesa sería “incapaz” o incompetente para gestionar a la ciudad, por eso se le rebela el río, el cerro El Pino y el señor Rau Rau.

Entonces estamos ante un asunto de personas y no de programas. Es decir “merecemos” a un personaje que es “más” que la alcaldesa. ¿Y quién es? Obvio. Alguien que como resultado de las elecciones presidenciales del 2011, está desocupado pero que como exalcalde no tiene pierde. Puede decirse que según este concepto, todos los limeños y no solo Villarán, somos unos incapaces frente a Luis Castañeda, y es seguro que si alguno estuviera en el lugar que este personaje considera su destino natural, estaríamos camino a una revocatoria, porque “Lima merece más”.

No vamos a negar acá que hay gente en sectores populares que estima que Castañeda hizo una “buena alcaldía”, es decir intercambios viales, hospitales, escaleras y losas deportivas. Harto cemento y un poco de pequeñas obras para pobres, como el fujimorismo, que hasta hoy tiene un arraigo importante en los sectores D y E. “Hechos y no palabras” era la máxima de un dictador feroz que hacía obras, y que 6 años después de ser sacado del poder fue candidato con muchos votos de gente de pueblo que ya entonces decía no importa que robe porque hace obra.

O sea que “más”, puede ser más del mismo esquema de obras-inauguraciones, que no amenaza el estatus quo, tanto de los que explotan la informalidad y el caos, como de los que sobreviven en la explotación. Castañeda, García, Fujimori, representan, a estas alturas, un maquillaje de modernidad para que la realidad de las mafias, permanezca. Y como el desorden está ahí, se convierten en propuestas autoritarias, de orden a palos. Y como todo consiste en mantener un sistema corrupto, los gobiernos se corrompen casi como un efecto del ambiente. Si esto es el “más” que creen que merece Lima, habrá que estar avisados de que una parte del Perú está empezando a marchar para atrás.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo:


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista

Deje un comentario

Espere...
0.580747842789