Me olvidé del Bayern

El jueves pasado por la Copa UEFA, Bayern de Múnich escribió una de las páginas más gloriosas de su historia. Una más de las muchas que tiene este club alemán que como buque insignia de su país se niega a rendirse pese a la adversidad.

| 14 abril 2008 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 445 Lecturas
445

Es cierto que Getafe tiene mucho menos nombre que el club bávaro. Pero así son los partidos. Llenos de circunstancias. Y por más que Bayern dominaba a su rival en el partido, el cuadro español se puso en ventaja 1-0. Como en Alemania empataron 1-1, el triunfo por la mínima diferencia clasificaba a la semifinal al Getafe.

Estando presente el Rey de España Juan Carlos en el estadio, los aficionados del Getafe ya celebraban la victoria y la clasificación cuando el reloj marcaba 89 minutos.

Pero entonces ocurrió. Una acción por la izquierda permitió el rechazo de un defensor. El balón fue a la posición de Ribery quien remató de volea para igualar el marcador produciendo el delirio de los pocos hinchas del Bayern que asistieron al estadio. Con el marcador 1-1, Bayern forzaba al tiempo extra.

Sin embargo, la desazón de los aficionados locales cambió en dos minutos, con sendos goles de Casquero y Braulio se pusieron 3-1.

Perder por un gol en tiempo extra no es tan dramático como por dos. Hasta los comentaristas de ESPN ya sentenciaban el cotejo y daban por clasificado al Getafe.

Bayern siguió luchando. Buscando el descuento y llegó a los 115 minutos. Por un error del golero Abbondanzieri. Toni que no había aparecido en todo el partido marcó y fue a sacar rápido la pelota.

A los 119 minutos, la pelota le llegó a Oliver Kahn. El alemán que se retira a fin de temporada, quizás pensó que era el último minuto de su carrera a nivel internacional y se fue para adelante. Cedió a un compañero y se internó como un delantero. Negándose a morir. El balón fue a su ubicación. Luchó con un rival que despejó el esférico. Pero esa jugada permitió que la defensa del Getafe de desorganizara. Y cuando el juez Máximo Bussaca miraba su reloj para culminar el partido, llegó un centro desde la izquierda y el cabezazo de Toni para marcar el empate y la clasificación. Porque como un gol de oro. Cuando sacó del medio Getafe terminó el partido.

Al igual que en el mundial de España 82, cuando Francia vencía a Alemania 3-1 en el tiempo extra y Rummenigge ingresó para ayudar a su país (el partido terminó 3-3) como lo hizo el general Von Armin con Rommel para vencer a los estadounidenses en el paso de Kesserine, esta vez Bayern repitió la historia. Luchar hasta el último aliento.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com