Me llega el fútbol

A Cristina le empezó a doler la cabeza luego de enterarse que su marido se había gastado parte del dinero del diario en comprar una camiseta de la selección de fútbol, según él, para darle suerte al cuadro nacional durante su participación en la Copa América.

Por Diario La Primera | 02 jul 2011 |    

—A esa selección no solo le falta suerte, le falta todo. Sería mejor que esos jugadores se dedicarán a la pesca o a la agricultura —dijo Cristina, sumamente enojada.

Cristina es de esas señoras que nunca han sentido el gusto de ver a 22 jugadores en una cancha con los ojos puestos en un balón. “Ahora Javier estará pegado al televisor horas y horas y todavía tendrá la cara de decir: estoy preocupado porque no sé cómo le irá a la selección en su partido de hoy”, dice.

Una de sus amigas le ha dicho que lo tome con calma, que todos los hombres tienen ese chip en la cabeza que los vuelve locos al ver un partido de fútbol; pero Cristina no entiende y está pensando incluso en malograr el televisor para que su marido no esté pegado a la caja boba viendo a unos bobos tras un balón.

—Si malogras el televisor, tu esposo se irá a otro lado a ver los partidos con sus patas y será peor —le dice una de sus amigas.

—Me llega el fútbol, me llegan también las mujeres que tienen que conformarse y decir está bien que a los hombres les guste el fútbol —contestó Cristina con una rabia incontrolable.

Su ira incontrolable, sin embargo, tiene explicación. Es verdad que a ella le llega el fútbol; pero le llega más que su marido la tenga abandonada, que no se preocupe por ella.

Hace como cinco meses que no ven una película juntos; hace como cuatro meses que no salen a comer juntos a un lugar especial; hace como dos meses que no bailan horizontalmente en el “ring de las cuatro perillas”.

Cristina sabe que su relación está a punto de irse al diablo y está segura también que su marido tomará a esta Copa América como pretexto para no hacerle caso. Sabe que estará atento a la pelota y ella estará abandonada como un mueble más de la casa.


    El Escorpión

    El Escorpión

    El Escorpión

    elescorpion@diariolaprimeraperu.com