Matones

Me sentí indignado por la imagen. Tipos intentando quitarles la cámara a los reporteros de Panamericana Televisión. Lo que más me llamó la atención es que había varios hombres de prensa. Y dos o tres matones los intimidaron. Más de un reportero terminó con el rostro golpeado y con la ropa desgarraba. Además del robo de la cámara. Y todo a vista y paciencia de Jefferson Farfán.

Por Diario La Primera | 03 jul 2008 |    

No es la primera vez que jugadores de fútbol agreden a periodistas. Claro, ahora los que tienen dinero, no necesitan mancharse la mano y pueden contratar a matones para que hagan ese “trabajo”.

Escuchar a otros medios de comunicación, no solidarizarse con los hombres de prensa agredidos, me dio pena. Porque todos los que salimos alguna vez a reportear sabemos que el periodista es “mago” y utiliza muchos recursos para traer una nota.

Subirse a un muro para filmar es algo habitual que hacemos los periodistas deportivos en la Videna cuando tenemos que cubrir un entrenamiento de la selección y nos cierran las puertas.

Incluso, alguna vez, una empresa en la que trabajaba contrató un helicóptero para ver los entrenamientos de Universitario cuando Iván Brzic no quería a periodistas.

Aquí lo grave es la agresión. Y seguro que por ello habrá la denuncia correspondiente. Generalmente nunca estuve en una situación similar. Una vez Flavio Maestri, me increpó por una nota que no escribÑ Me habló en tono amenazante. Era 1995. Flavio me lleva 10 centímetros de altura y en ese entonces por lo menos 12 kilos. Sin embargo no me intimidé. Practiqué artes marciales desde los 21 años y eso da mucha seguridad. Al final, apareció el autor de la nota y me pidió disculpas. Y a partir de allí tengo un mejor trato con el delantero.

Si alguna vez alguien me agrede, no esperaré ir a la comisaría y hacer la denuncia. Soy pacífico, pero creo que si nos faltan el respeto con agresión física, debemos de responder. Y si hay más de un hombre de prensa, pues todos debemos unirnos. Impedir que se consume un acto como el de quitarnos nuestros instrumentos de trabajo.

Lo más triste es que el supuesto abogado de Farfán, que salió de la comisaría pidiendo disculpas por Jefferson, fue un hombre que hizo prensa deportiva hace más de 10 años. Eso me es extraño, teniendo en cuenta que Farfán parece que odia a la prensa deportiva.

Referencia
Matones

    Ivlev Moscoso

    Ivlev Moscoso

    Opinión

    imoscoso@diariolaprimeraperu.com