Más ruido que nueces

Lamentablemente así están las cosas, iniciamos el mes número doce de la administración Villarán y siguen muy parecidas en lo referente al sin vivir del tránsito limeño y a la lentísima reforma de la estructura caótica de esta injusta y absurda forma mercantilista que azota el transporte urbano de la capital.

| 06 diciembre 2011 12:12 AM | Columnistas y Colaboradores | 753 Lecturas
753

Tampoco vemos una sola acción dirigida concretamente al alivio del TRÁNSITO y a su respectiva supervisión apelando a la tecnología de punta existente en el mundo civilizado, tampoco observamos acciones dirigidas a disciplinar a los conductores limeños y menos en aceptar iniciativas para desarrollar acciones que vayan dirigidas a educar al ciudadano para que se desenvuelva de forma un poco diferente, más segura y eficiente en la vía pública, me refiero, tanto a peatones como a conductores, sobre todo los del transporte urbano. Si solo lográramos que en un tiempo determinado se cumplieran algunas normas básicas del reglamento de tránsito, otro fuera el cuento. Así mismo, lamento mucho que la Policía de Tránsito sigue siendo la misma e inoperante notaría pide papeles, sin transformación de fondo, en su estructura interna, para vigilar el tránsito, como alguna vez escribí, puntualizando que es la Policía de Tránsito la que debería encargarse de hacer cumplir a cabalidad la normatividad vigente en el tránsito, como por ejemplo, llamar la atención a un conductor cuando comete acciones impropias en la vía pública y sancionarlo equitativamente, cosa que ni remotamente está sucediendo, vemos muchas veces que en sus propias narices se comenten inconductas viales y no son sancionados. Resulta muy fácil pasar los días en reuniones, actas y compromisos sentados en una mesa dizque técnica, ganando un salario o buenos honorarios ¿Para qué? Para que los gamonales de siempre sientan que tienen razón y es que en el fondo la van a terminar teniendo ya que estos buenos para nada, cargados de innumerables títulos académicos, no son capaces de hacer lo que se debe hacer, salvo llenar frondosas hojas con estudios que por décadas no han servido para nada en nuestra vía pública. Hasta mañana.



¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.



...

Federico Battifora

Rompemuelle