¿Más de lo mismo?

El municipio de Lima suspendió el cobro de papeletas puestas al 31 de diciembre de 2010 a transportistas urbanos de Lima y Callao, el 23 de junio las dejó sin efecto. Los cambios de fondo que necesita el transporte urbano, no van por esta dirección.

Por Diario La Primera | 01 jul 2011 |    

¿Tienen idea la cantidad de incorrecciones e infracciones en la conducción diaria de estos vehículos que no son sancionadas?, si se cumpliera solo al 30% las normas, el 95% de estos vehículos, para no ser extremista, no se salvarían de 1 PAPELETA POR HORA. Solo en los EXCESOS de velocidad de estos vehículos en las avenidas y el irrespeto total a mantener su DERECHA como manda la norma, gran causante del 50% del nefasto tránsito limeño. ¿Por qué no mantienen la derecha? Porque el perverso sistema laboral se lo impide, necesitan ganar la carrera a los otros, por el pasajero, entonces se arremolinan en las esquinas creando hasta tres filas amorfas que impiden la normal circulación de los otros vehículos y cuando están atrasados corren para evitar la multa de sus GAMONALES. Cuando no están atrasados se CHANTAN, no se mueven por un buen rato, hasta captar un número de pasajeros suficiente para continuar la marcha, son los dueños y amos de las pistas. Estas suspensiones de PAPELETAS no son novedad, muchas veces lo han conseguido, además de la arquitectura legal montada por los gamonales con sus abogados de turno, para complicar la administración y finalmente no pagar. Existe un sistema más perverso aún, detrás de mostradores, donde sistemáticamente han participado corruptos funcionarios de la GTU a través del tiempo, esperamos con mucha expectativa la gestión de María Jara para poner fin a la corrupción, también de los mandos medios. Sumemos la mediocridad y falta de preparación técnica de los gerentes que pasaron por este despacho, solo basta recordar que Castañeda en 8 años tuvo 10 gerentes, es decir, como cambiar de camisa, las consecuencias a la vista. Necesitamos un golpe de timón, hacer bien las cosas, menos cabildeo y más acción, desde las estructurales, hasta las del día a día, para que la gran población usuaria y de a pie que está por encima de 85%, salude estas acciones. Restablecer el PRINCIPIO DE AUTORIDAD en esta jungla, es urgente. Obviamente, se necesita la participación de una Policía de Tránsito eficiente, comprometida y que no sea corrupta. Hasta mañana.

    Federico Battifora