Mario de la selva

“La responsabilidad de quienes de manera tan insensata como demagógica, han utilizado a las comunidades indígenas movilizándolas en una guerra abierta contra unas medidas de las que hubieran sido las primeras beneficiarias, inculcándoles las estúpidas mentiras según las cuales aquellos decretos formaban parte del tratado de libre comercio firmando entre el Perú y Estados Unidos y querían privarlos de sus tierras (que nunca han tenido de verdad) es enorme.”

Victoria Pírrica
Mario Vargas Llosa
El Comercio 28.06.09

Por Diario La Primera | 05 jul 2009 |    

Varguitas ha vuelto a la apestosa política aunque sea bajo la forma del comentarista que trata de hacer pesar su nombre literario para respaldar al gobierno con el que está comprometido, en la hora de su peor derrota. Es tan evidente la intención, que algunos piensan que su verdadero fin es colocarse como el garante de la continuidad no traumática de García. Si en el 90, Vargas Llosa llevaba la promesa de enjuiciar y encarcelar a Alan García por sus actos de gobierno, en el 2011 podría terminar ofreciéndose a garantizarle un retiro impune.

El escribidor ha perpetrado un artículo 100% político el fin de semana pasado y ha suscrito con todas sus letras la teoría del complot internacional y de los indígenas manipulables que su compadre desarrolló ese mismo día en otro diario (Alan García: “A la fe de la inmensa mayoría”). Y al hacerlo, además, ha incurrido en un barbarismo informativo del nivel de Aldo M: “… las estúpidas mentiras según las cuales aquellos decretos formaban parte del tratado de libre comercio firmando entre el Perú y Estados Unidos”. Acabáramos, y quién, si no el gobierno, fue el estúpido que relacionó los decretos de la selva con el TLC, abusando de las facultades delegadas para legislar sobre ese tratado. Algo más estúpido que las declaraciones casi diarias de la ministra Aráoz insistiendo en que el TLC se caería apenas derogado el DL 1090, que se empata con la estupidez más reciente de que la nueva ley va a ser casi igual a la derogada.

Pero la otra parte estúpida también es interesante: (la mentira de que) querían privarlos de sus tierras (que nunca han tenido de verdad)… Y, claro, la idea de propiedad de los indígenas es totalmente distinta a la del occidente capitalista. Las comunidades no están detrás de títulos transables o hipotecables en los mercados, y de límites que les impidan desplazarse. Ellos son los guardianes del bosque y no entienden que alguien les diga que esa parte de su vida está siendo vendida. Por cierto, lo que está advirtiendo Vargas Llosa es que García también miente cuando dice que las tierras indígenas están aseguradas y que nadie se mete con ellas, cuando en realidad ninguno de los dos tiene idea de hasta donde se proyecta el concepto de territorio de estos pueblos.

Por tanto, si no tienen nada les podemos quitar todo, que es lo que sostenía García en el Perro del Hortelano y retoma Vargas Llosa en su “Victoria Pírrica”. Y para sembrar la selva de petroleras, gaseras, mineras, madereras que son sinónimo de progreso.

“Lo que está advirtiendo Vargas Llosa es que García también miente cuando dice que las tierras indígenas están aseguradas”


    Raúl Wiener

    Raúl Wiener

    POLITIKA

    Analista