Malzon

Como un coletazo de la revocatoria, algo así como lo que se tenía preparado para el día 18 de marzo si triunfaba el Sí, acaba de hacerse pública la resolución del juez Malzon Urbina que ordena el regreso de los comerciantes de La Parada y anula las disposiciones que la Municipalidad de Lima ha dictado sobre este tema. A la vista, esta decisión se apoyaba en una situación de cambio de autoridades, pero lo que parece haber estado pasando en estos días es que la mafia de los alimentos ha presionado para que el plan siga, aún con la alcaldesa ratificada en su cargo.

| 03 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 764 Lecturas
764

Insólitamente el juez Malzon concluye que el Municipio no tiene autoridad para cambiar el uso del viejo mercado en el corazón de La Victoria y transformarlo en un parque, con lo cual se echa abajo una larga historia de más de 40 años en que las distintas autoridades del Perú hicieron los estudios y las obras destinadas a la nueva localización del comercio al por mayor en Santa Anita. Durante el período de García se desalojó a vendedores informales posesionados de este mercado alternativo, pero ni el gobierno ni el alcalde dieron el siguiente paso que era el del traslado, por obvio temor al poder de las mafias.

Todos sabemos que la reubicación de La Parada era uno de los puntos decisivos para cambiar el rostro de Lima Metropolitana y sobre ello el único que no se ha enterado es el juez Malzon, que en acto de increíble pedantería consigna entre sus decisiones: “que deja expresa constancia que no se aplica la sanción de destitución a la alcaldesa Susana Villarán de la Puente por respeto a la voluntad popular que ha determinado su continuidad en el cargo, sometiéndome desde luego al proceso y o sanción derivada de dicha omisión”. O sea que no la destituye como una gracia hacia los millones de peruanos que votaron No. Y se olvida que dentro de ese voto también está la prosecución de la reforma del comercio y del transporte.

El juez Malzon además ha dirigido sus baterías contra el teniente alcalde Zegarra, el ministro Pedraza y el procurador Salazar de la municipalidad de Lima. A todos estos los ha denunciado y enfrentado en una conferencia de prensa anormal en la que ha actuado como si fuera una de las partes en litigio. Uno lo oía y no podía dejar de recordar que durante meses estuvimos bajo la presencia apabullante de Marco Turbio. Ahora como para no extrañarlo tenemos al juez Malzon, al que también parece gustarle el protagonismo y las declaraciones audaces y fuera de tono. Su actitud era del que puede deshacer todo lo hecho con solo bajar el dedo. Y si la ciudad volverá a vivir entre ratas y delincuentes, eso lo tiene sin cuidado.


¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.

En este artículo: |


...

Raúl Wiener

POLITIKA

Analista