Malos perdedores

Una vez más se produce una gresca entre jugadores argentinos contra jugadores y/o policías brasileños. El año pasado mientras jugaban la final entre Sao Paulo y Tigre, los garotos se sintieron perjudicados por el árbitro y tras recibir golpes por parte de la policía en el vestuario (intermedio) decidieron no salir a jugar el segundo tiempo.

| 05 abril 2013 12:04 AM | Columnistas y Colaboradores | 848 Lecturas
848

Ya en pleno partido contra los paulistas, hubo muchos conatos de bronca luego que el marcador los desfavorecía 2-0.

Ahora Arsenal también se enfrascó en una lucha con la policía brasileña, luego que perdían 2-1 ante Mineiro. Finalmente cayeron 5-2. Boca Juniors, Estudiantes, Vélez Sarsfield tienen experiencia en pelearse o con la policía o jugadores contrarios.

Pero en todas esas broncas hay un denominador común: Los equipos argentinos van perdiendo o perdieron el partido.

Los argentinos son malos perdedores. Si están con el marcador en contra y saben que ya no van a voltear, muchos usan los golpes. Son picones y les molesta caer. Eso está mal. Nadie puede usar la violencia para exponer su frustración en el deporte.

En cambio hay países como el nuestro en que se aplaude al rival extranjero que nos gana. Si es brasileño con mayor razón. Nosotros somos buenos perdedores. En la eliminatoria pasada, los periodistas ecuatorianos gritaron en la conferencia de prensa tras derrotar a Perú, “viva Ecuador”, en nuestra cara sin que nadie le dijera algo.

Cuando en Santiago alentamos a Perú, se acercaron de inmediato chilenos para callarnos.

Quizás los argentinos están equivocados y las derrotas no se arreglan con los golpes. Pero hay una diferencia de ser malos perdedores y buenos. Y es que los gauchos han ganado 2 veces la Copa del Mundo y seis a nivel juvenil. Los malos perdedores están a acostumbrados a ganar.

¿Quieres debatir este artículo? prueba abriendo un tema en nuestros foros.


En este artículo: | | | |


...

Ivlev Moscoso

Opinión

imoscoso@diariolaprimeraperu.com